La lucha por vivir de la siamesa Ana Paula

La lucha por vivir de la siamesa Ana Paula
La niña tiene dos años.

En los últimos dos años, Ana Paula Pinto Monroy se enfrentó a una operación para separarla de su hermana Elizabeth Lineth, sobrevivió a tres paros respiratorios, sufrió convulsiones, le retiraron una pierna que tenía de más y le colocaron una prótesis para caminar.

No obstante, todo este sufrimiento no doblegó las ganas de vivir de esta niña, cuyos progresos presentaron ayer sus padres a los medios de comunicación.

Sus padres, Ileana Monroy y Pablo Pinto, explicaron que la niña, operada hace siete meses en el hospital Shriners de Los Ángeles, Estados Unidos, es inquieta, alegre y se desarrolla conforme a su edad.

Para demostrarlo, la colocaron en la andadera que usa para movilizarse e inmediatamente comenzó a caminar de un lado a otro de la sala donde estaba.

La separación de la niña, tras 18 días de nacida, fue una operación sin precedentes, explicaron galenos del centro hospitalario.

Edición Impresa