PLAN

Panamá 19, la estrategia de seguridad para custodiar y transportar las vacunas

Panamá 19, la estrategia de seguridad para custodiar y transportar las vacunas

La estrategia para la custodia y transporte de las vacunas se denomina Panamá 19, una operación de alto vuelo en la que están involucradas todas las fuerzas de seguridad del país, junto a las de protección civil.

Es tan compleja y dinámica como la que se pone en marcha cada cinco años en las elecciones generales.

Implica dispositivos por tierra, aire y mar. El presidente Laurentino Nito Cortizo la define como una “carrera de seguridad y experiencia”, pues dice que el país está recibiendo una carga de “altísimo valor”.

Para empezar, una vez que la vacuna llegue al aeropuerto internacional de Tocumen, será monitoreada por satélite, cámaras y radio, desde el Centro Nacional de Operaciones de Seguridad y Emergencia C5.

Como transportar un Papa

Cuando salga de la terminal aérea rumbo al Depósito Nacional Biológico (DNB), algo así como el epicentro de las vacunas, será custodiada por agentes de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre y linces de la Policía Nacional, quienes se desplazarán en motocicletas. Ellos encabezarán el dispositivo de seguridad.

En esa cadena de custodia también está incluido personal de las fuerzas especiales, que escoltará por delante y detrás los vehículos de DHL, en los que viajará la vacuna.

En la parte final de la caravana irá un carro del cuerpo de bomberos y, al final, más motorizados de la Policía y el Tránsito.

A esta especie de caravana, los responsables de la seguridad del país le denominan “cápsula”. “Uno piensa que el traslado es cuando uno agarra para el sitio y dice: mete eso ahí. No. Esta es una carrera de seguridad y experiencia [...] se van a dar cuenta cuando llegue el dispositivo. Le llaman cápsulas porque no queremos correr riesgos de que se desvíe esa carga”, manifestó el presidente Cortizo.

En otras palabras, custodiar la vacuna que ayudará a parar los contagios por la Covid-19 en Panamá es como proteger a un Papa.

Una caravana con un dispositivo similar a este se puso en marcha a finales de enero de 2019 cuando el papa Francisco visitó Panamá para la celebración en el país de la XXXIV Jornada Mundial de la Juventud.

Panamá 19, la estrategia de seguridad para custodiar y transportar las vacunas
Personal de los distintos cuerpos de seguridad y de protección civil conforman los grupos de la estrategia de seguridad. Archivo

Los hombres responsables

Tanto la maniobra terrestre, como la aérea y la marítima, estarán bajo la supervisión de dos hombres clave de las fuerzas de seguridad del país: Yadel Cruz, comisionado jefe de la dirección de operaciones del Servicio Nacional de Fronteras, quien también tiene el sombrero de jefe de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC); y de Eliécer Cárdenas, del Servicio Nacional Aeronaval.

El propósito es que la vacuna llegue a tiempo y segura a las diferentes regiones de salud, a los hospitales públicos y privados, a las policlínicas, centros de salud, a los hoteles-hospitales, a las escuelas y a todas las instalaciones que atienden pacientes con la Covid-19.

Vigilancia 24/7

“Hay un equipo interinstitucional de 24 horas que está establecido en el C5”, dijo el ministro de Seguridad Pública, Juan Pino, quien también explicó que en ese mismo edificio estará “el salón de crisis” desde donde se monitoreará “la carga” [la vacuna] por satélite, por cámaras y por radio, entre otros.

Es que de acuerdo con Pino esta estrategia es la combinación de seguridad y tecnología, y para ello tienen el apoyo de la Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental (AIG), entidad que administra Luis Oliva. “Porque la carga tiene que ser llevada de manera segura a los puestos de vacunación”, añadió el ministro ayer en una jornada en la que se les dieron los detalles de la logística a personal de los medios de comunicación.

Yael Cruz, jefe de la FTC, explicó que la operación incluye sitios, rutas e instalaciones, con el propósito de garantizar que la jornada de vacunación se desarrolle de manera “ordenada, ágil, segura y disciplinada”.

Las etapas

Entonces, al igual que las autoridades del Ministerio de Salud, los de seguridad idearon cinco etapas.

La primera es la planificación y logística; la segunda contiene el operativo para la recepción, el almacenamiento y la distribución. La tercera implica lo concerniente a la colocación de la vacuna; la cuarta abarca todo lo relacionado con el seguimiento de los pacientes; y la quinta es la post orientación.

La de recepción, etapa que se estaría poniendo en auge en las próximas horas o días, consiste en el aseguramiento de las vías, en los controles de acceso, garantizar la seguridad perimetral y el protocolo de recibimiento.

“Esta operación se hará cada vez que llegue un lote, no solamente hacia el depósito nacional del país, sino hacia los otros lugares”, aseguró el presidente Cortizo en la reunión.

A esta hora ya hay personal de seguridad custodiando no solo el depósito de vacunas, sino los lugares donde se guardarán en las distintas provincias.

A cada rincón

Eliecer Cárdenas, del Senan, el hombre responsable de que las vacunas lleguen a provincias y comarcas por vía aérea y marítima, comparó el proceso con el de las elecciones, aunque Pino dijo que incluso podría ser hasta más complejo que el de los comicios.

El Senan tendrá una tarea crucial: transportar al personal médico, al igual que los insumos, a las cuatro regiones aeronavales, donde tienen establecidos 15 puntos de acopio en cada una de las provincias y comarcas. En esas mismas zonas tienen identificadas 30 áreas de interés.

Partirán desde el aeropuerto internacional Panamá Pacífico, ubicado en el área oeste de la capital.

Para ello cuentan con 12 aeronaves: ocho helicópteros y cuatro aeronaves de “ala fija”. Tienen también nueve “botes de patrullaje costero”, que estarán en cada una de las regiones.

De acuerdo con lo que explicó Cárdenas, ya todo está coordinado con cada uno de los jefes regionales de salud, y con los jefes de enfermería de cada una de las provincias y comarcas.

Para las áreas de difícil acceso y las comarcas estiman usar 295 horas de vuelo. En esas zonas usarán aeronaves con características robustas. Llegarán en ellas a la comarca Guna Yala y a Darién. Los aviones Caravan, que a juicio de Cárdenas “son más versátiles” serán usados para ir a Bocas del Toro, Chiriquí y Veraguas, mientras que los helicópteros viajarán a las zonas con alta montaña.

Edición Impresa