INVESTIGACIÓN COMPLEJA

Rastreo de los contactos de casos positivos requiere más personal y tecnología

Rastreo de los contactos de casos positivos requiere más  personal y tecnología
Personal de salud efectúa hisopados. Elysée Fernández

El rastreo de contactos de los casos positivos de la Covid-19 no es tarea fácil para el personal de las regionales del Ministerio Salud (Minsa).

La búsqueda tiene varios escollos, entre ellos, el poco personal para darle seguimiento a la cantidad de casos que se están dando por día, y la carencia de tecnología.

Otro problema es que las personas positivas o sus contactos, en ocasiones, ofrecen datos inexactos, teléfonos incorrectos, no contestan al momento de ser llamados o cierran el teléfono.

Expertos en materia de salud consideran que se deben sumar oenegés, empresas, obreros, así como tecnología, a la compleja investigación de contactos.

En materia de tecnología, la Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental informó que trabajan en la segunda fase de la plataforma Protégete con Salud, que incluye el rastreo.

El rastreo de los contactos, una investigación compleja

El rastreo de contactos de personas positivas por la enfermedad Covid-19 es una de las medidas fundamentales que lleva adelante el Minsa para cortar la transmisión del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, especialmente en las áreas vulnerables del país, en donde se reportan a diario más de 10 casos.

La búsqueda de esos contactos es un reto sanitario, ya que, diariamente, los casos de la enfermedad están en crecimiento, y no así el personal sanitario.

Por ejemplo, en la Región Metropolitana de Salud hay 20 técnicos, mientras que en 19 centros de salud tienen un equipo similar de seguimiento de casos confirmados y contactos.

Israel Cedeño, director de la Región Metropolitana de Salud, aseguró que el seguimiento de contactos se realiza diariamente, y cada 2 o 3 días se hace una visita de seguimiento para verificar el estado clínico, dependiendo del caso.

Añadió que el problema que enfrentan es que, en ocasiones, las personas brindan información equivocada de sus contactos y se dificulta notificarles su resultado o hacer los controles.

Otra limitante es que algunos pacientes no tienen teléfono celular o residencial para contactarlos, y en esos casos tienen que apoyarse con equipos de trabajo de las juntas comunales, la Policía Nacional y líderes comunitarios.

Además, hay personas que simplemente no contestan el teléfono cuando se les llama o cierran en el momento en que el personal del Minsa se identifica. En estos casos, señaló Cedeño, se apoyan con la Policía Nacional para visitar la residencia de la persona.

Un escenario similar se presenta en la Región de Salud de Panamá norte, en donde 11 personas se distribuyen el trabajo de rastreo de los nuevos casos positivos que surgen a diario en los cinco corregimientos que la comprenden.

Anabel Navarro, jefa de Salud Pública de la Región de Salud de Panamá Norte, indicó que brindan seguimiento a los positivos y a sus contactos, y envían el Equipo de Respuesta Rápida que opera en los centros de salud a los contactos que presentan síntomas, para que les efectúen el hisopado.

A los inconvenientes para localizar a los contactos de algunos de los casos positivos se suman la falta de recurso humano, equipos (como computadoras) y más líneas telefónicas para llamar a los contactos.

“Aún tenemos contactos sin localizar porque la semana pasada hubo problemas con la línea telefónica, lo que retrasó el trabajo”, añadió Navarro.

Los expertos en salud plantean que el rastreo solo tendrá éxito si la gente confía en las autoridades sanitarias, dice la verdad y responde cambiando el comportamiento.

Mientras, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aseguran que el rastreo de contactos es clave para el control de la Covid-19, ya que por décadas se ha utilizado para desacelerar o detener la propagación de enfermedades infecciosas.

Sumar más personas

Ante la falta de personal y la necesidad de rastreo de contactos, Jorge Motta, exdirector del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges) y exsecretario Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), recomendó sumar al equipo de rastreo los clubes cívicos, organizaciones religiosas, laicas y comunitarias.

“Asimismo, empresas, obreros, no solo el gobierno, son claves en la lucha contra el Covid-19 que nos espera”, expresó Motta.

La investigación de los contactos de un caso positivo es compleja, y se requiere un personal para el rastreo. Por ejemplo, en la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos, contrataron aproximadamente 3,000 detectives de la enfermedad Covid-19 con el objetivo de identificar a las personas que hayan estado en contacto con las que presentaron el nuevo coronavirus.

Tecnología

Sobre el uso de la tecnología para el rastreo de contactos, Jean Paul Carrera, virólogo y epidemiológo del Icges, manifestó: “es claro que los países que han incorporado el uso de la tecnología han sido los países exitosos en el manejo de la epidemia. Algunos ejemplos son Australia y Nueva Zelanda. Sin embargo, estos son países de primer mundo, con una realidad social distinta”.

“Hay que evaluar cómo funcionarían estas tecnologías en nuestro país dada nuestras condiciones socio-económicas. Es todo un reto”, concluyó.

Apple y Google están detrás de los dos sistemas operativos con los que funciona la gran mayoría de los teléfonos inteligentes del mundo. Algunos países, como Singapur, Israel, Corea del Sur y Polonia, ya están utilizando los teléfonos de las personas para emitir alertas de contagio del nuevo coronavirus. Otras autoridades sanitarias, como las de Reino Unido, Francia y Alemania, están trabajando en iniciativas propias.

En Panamá, la historia del sistema de salud es diferente, porque brindan seguimiento a los contactos de positivos a través del rastreo telefónico o visitas, y la tecnología no ha sido incorporada en su totalidad.

Edición Impresa