TAL CUAL

CAMBIO. Ricardo Martinelli defendió ayer a capa y espada el proyecto de venta de las tierras de Zona Libre y pidió que el tema no se mezcle con la política. Eso, con el manejo que le han dado, es como pedir que no se relacione Martinelli y reelección.

2 + 2. El Gobierno pautó en varias emisoras una cuña para invitar a la gente a ver el partido en la cinta costera, en la que acaban con el populista clásico: “invita Gobierno Nacional”. Ya saben por qué subió el Presidente en las encuestas. Regalando boletos para un juego de fútbol, invitando al pueblo a ver otro en pantallas gigantes, pautando cuñas y aumentándole el salario a toda la fuerza pública... ¿así quién no?

CONFIADOS. La reelección de Chávez no ha dejado de maquinearle la cabeza a los diputados del oficialismo, que a toda boca dicen que parte del triunfo se debió al uso de recursos públicos. Vaticinan que lo mismo pasará en Panamá y advierten a los opositores de la plata y regalos que les lloverá a los candidatos oficialistas para comprar la consciencia de sus electores. Cada vez son más los que quisieran que se les aplicara eso de que “el que escupe para arriba...”.

DELITO. César Iván Castillo usó ayer, y en horas laborales, el correo por el que envía información institucional para promover una capacitación de los gladiadores de Camacho. Fiscal electoral, ¿hasta cuándo? ¿Será que esta vez sí nos dará señales de vida?

PREGUNTA. El Presidente llegó al incendio de la torre Bicsa para hablar bien del trabajo de los bomberos. Considerando que no va a cualquier fuego, surge la duda: ¿será socio del dueño –o de sus amigos–?

Edición Impresa