Cuidado con lo que consume

La mayoría de las personas desconocen el origen y el tratamiento de los productos que llevan a su mesa, porque confían en el sistema que vigila las normas de manufactura de empresas y productores, consideran expertos.

Estas reglas comprenden una serie de puntos en los renglones de cultivo, higiene y procesamiento de productos naturales, orgánicos y artificiales.

El hecho de que sea natural u orgánico, como primera clasificación, no es sinónimo de que son seguros; igual deben pasar por una serie de parámetros para tener la certeza de que son inocuos, indica la nutricionista colombiana Consuelo Pardo.

Lo cierto es que sobre cada individuo recae la responsabilidad de preparar o comprar los alimentos para consumo propio. Preste atención, porque lo que haga o descuide podría afectar su salud, advierte.

Una preparación, cocción y almacenamiento inadecuado de un alimento son las principales causas para la aparición de las bacterias en cualquier plato de comida, que comienzan a multiplicarse y hacen que el consumo del alimento sea peligroso para la salud, resalta la nutricionista.

Debido a que muchos alimentos provienen del campo y comenzaron el viaje a su puerta desde días antes, pueden contener microorganismos. Algunos de estos organismos son patógenos, lo que significa que en las condiciones adecuadas y en los números correctos, pueden hacer que alguien que los coma se enferme, registra el Manual de la Administración Estadounidense de Alimentos y Medicinas.

Para concluir, Pardo deja claro que la preservación de alimentos inocuos implica la adopción de metodologías que permitan identificar y evaluar los potenciales peligros de contaminación de los alimentos en el lugar que se producen o se consumen, así como la posibilidad de medir el impacto que una enfermedad transmitida por un alimento contaminado puede causar a la salud humana.

Edición Impresa