Danza en las alturas

Seis bailarines suspendidos a una altura de hasta 40 metros desafiaron en la capital mexicana las leyes de la gravedad al convertir las fachadas de varios edificios en el escenario de un espectáculo que fusiona danza y escalada.

El espectáculo, titulado “Bound (less)” (sin límites), busca a través del movimiento y la coreografía indagar sobre la naturaleza de la identidad humana y sus relaciones, según explica en una entrevista la directora artística y coreógrafa del mismo, Amelia Rudolph.

Para ello la compañía estadounidense Bandaloop, precursora de los llamados bailes verticales y cuyo lema es “Sky is not the limit” (El cielo no es el límite), ocupó al menos tres de los edificios del Centro Nacional de las Artes, al sur de la ciudad, y congregó a cientos de personas alrededor del recinto para presenciar la sorprendente escenificación.

El espectáculo, que podrá verse en las ciudades de Campeche y Puebla los días 16 y 23 de noviembre, respectivamente, es un “tributo a la naturaleza y el espíritu humano”, según explicó Rudolph, quien precisó que llevan más de tres años trabajando en este ejercicio y hasta el momento más de 50 mil personas ya lo han visto.

Edición Impresa