Prohíben hablar acerca del juicio

El magistrado que encabeza el proceso contra el médico de Michael Jackson, Conrad Murray, por homicidio culposos, prohibió a los abogados que participan en el proceso que hablen sobre el mismo, informó ayer el diario Los Angeles Times.

Con esa decisión, reacciona a la aparición televisiva de un abogado de la defensa de Murray. Matthew Alford señaló en una entrevista concedida a la emisora NBC el viernes que uno de los testigos se contradijo en varias ocasiones en su testimonio.

El rey del pop murió el 25 de junio de 2009 a los 50 años debido a un paro cardíaco.

Según los médicos forenses, el detonante fue una dosis demasiado elevada de tranquilizantes y somníferos que tomó para combatir su insomnio.

Murray está acusado de homicidio negligente, si es declarado culpable podría ser condenado a cuatro años de prisión. La defensa quiere probar que el día de su muerte, Jackson había tomado medicamentos sin el conocimiento de su médico.

Sin embargo, Richard Sennef, el paramédico que fue enviado para salvar la vida del cantante sabía que las cosas no concordaban.

El paramédico le preguntó a un sudoroso y nervioso médico en la habitación qué le había pasado a Jackson.

“Me dijo: ´nada, él no tiene nada”, le dijo Senneff.

“Simplemente, me pareció que eso no encajaba”, dijo.

Senneff fue el primer paramédico en llegar con Jackson y dijo que al poco tiempo otros tres paramédicos trabajaban para revivir al músico. Después de intentar con múltiples medicamentos para hacer latir su corazón y otros esfuerzos Jackson seguía sin responder.

Edición Impresa