Reflejan la realidad de miles de niñas

Reflejan la realidad de miles de niñas
MCT Direct.

Las niñas adolescentes alzan su voz en el nuevo informe “Escuchen nuestras voces”.

La investigación busca darles voz a las niñas y es parte de la campaña “Por ser niña” de la organización Plan Internacional, comenta Emma Puig de la Bellacasa, asesora regional para los programas de igualdad de género del Plan-Oficina Regional para las Américas.

El informe incluyó a más de 7 mil adolescentes de ambos sexos, entre los 12 y 16 años, en 11 países de cuatro regiones del mundo.

Este trabajo se realizó basado en situaciones cotidianas de las niñas y para identificar cuáles son sus desigualdades.

“Evidentemente hay que tener la opinión de los niños. Esto nos permite identificar su percepción desde el ángulo de los varones y darnos cuenta que es diferente de la realidad que viven las niñas”, aclara.

Los resultados muestran que miles de niñas se ven limitadas cada día por una serie de prejuicios de género, violencia y abuso sexual, entre otros.

Su situación es un claro reflejo de los obstáculos y la falta de oportunidades a las que se enfrentan en su vida diaria, señala Puig de la Bellacasa.

En este estudio, se hace un llamado a los gobiernos, a los organismos para el desarrollo y a los líderes de las comunidades, así como a los padres y madres para que trabajen juntos con el fin de mejorar la vida de las niñas y adolescentes, desde la igualdad de género.

Aunque muchos de los hallazgos no son nuevos, las niñas describieron las formas en que necesitan apoyo de diversas personas en su vida para poder desarrollarse, indica.

A veces sus familias y maestros les brindan este apoyo, en otras no, dice.

También se reveló que las niñas se encuentran limitadas, restringidas y sometidas a injusticias de manera constante, lo que coarta sus oportunidades a futuro.

Estos hallazgos se vieron reforzados por la perspectiva de sus compañeros varones.

Los resultados son el reflejo de normas sociales y culturales desiguales que influyen en las percepciones que tienen las niñas sobre sus propias capacidades, así como sobre las expectativas de los demás, resalta Puig de la Bellacasa.

Edición Impresa