La imaginación de un estudio

Los efectos especiales de la película Gravedad se diseñaron en unos estudios del barrio londinense del Soho, que recurre por igual a la alta tecnología como a ideas artesanales.

Ahí donde se logró la ilusión de una Sandra Bullock y un George Clooney errando por el espacio, se trabaja también con cosas como jarabe, queso y chocolate.

“Estamos tratando de crear un efecto de carne fundiéndose para la nueva película de Tom Cruise”, explicó Richard Graham, director de efectos visuales de Framestore, la empresa británica que ha contribuido a que Gravedad sea candidata a 10 Óscar.

“El jarabe y el chocolate hacen buena sangre si los mezclas con colorante rojo”, aseguró Graham. “También hemos usado sopletes con varios quesos para hacerlos burbujear. El queso de hamburguesas no funciona bien porque el contenido graso no es suficiente. El cheddar añejo inglés funcionó mejor”. La mezcla que se logrará con todo ello aparecerá superpuesta digitalmente a la piel de los actores de End of Tomorrow con Tom Cruise.

Edición Impresa