Entre premios, bailes y bodas

Entre premios, bailes y bodas
REUTERS.

Si bien los caballeros dominaron este año, Lorde fue la princesa de los Grammy.

Su éxito Royals ganó el premio a la canción del año y a la mejor interpretación pop solista.

Macklemore & Ryan Lewis ganaron el premio al mejor artista nuevo y álbum de rap por The Heist, superando a Kendrick Lamar, Jay Z, Kanye West y Drake.

El dúo cantó el éxito sobre la aceptación a las personas homosexuales Same Love, y 33 parejas, algunas de ellas gay, se casaron durante la interpretación mientras Queen Latifah oficiaba la ceremonia. Madonna se sumó al espectáculo vestida en un traje sastre blanco, con todo y sombrero vaquero, e interpretó Open Your Heart y parte de Same Love con Mary Lambert.

Se pudo ver a Keith Urban secándose las lágrimas y Katy Perry que alcanzó a atrapar un ramo de novia.

Beyoncé comenzó la ceremonia de los Grammy con una sensual interpretación de Drunk In Love. Empezó sentada en una silla y después se levantó para mostrar un revelador atuendo negro. Jay Z la acompañó con un traje sastre oscuro para rapear con ella. La pareja bailó junta.

Justin Timberlake ganó tres premios, incluyendo mejor canción R&B por Pusher Love Girl y video musical por Suit & Tie, que también le dio un Grammy a Jay Z. Jay Z y Timberlake también ganaron en la categoría de mejor colaboración de rap o canción por Holy Grail.

Bruno Mars se llevó el premio a mejor álbum pop vocal por su segundo disco Unorthodox Jukebox.

Draco Rosa ganó su primer Grammy al álbum pop latino por Vida, en una ceremonia no televisada en la que la Santa Cecilia y Paquito D´Rivera también se llevaron gramófonos dorados.

Edición Impresa