Felipe Baloy: ‘No soy como piensan’

Felipe Baloy: ‘No soy como piensan’
Felipe Baloy

Poco a poco, las televisiones se fueron apagando en Panamá. El marcador en Nizhny Novgorod iba 6-0 y dolía a los ojos ver la golpiza a punta de balones que los ingleses le estaban propinando al onceno nacional. Era humillante, en verdad. Pero en Rusia el sentimiento era diferente. El proverbial vaso estaba medio lleno, de cerveza, porque igual estábamos en nuestro primer Mundial.

Inesperadamente, en el minuto 77, pasó algo. Brotó una gota de agua en un desierto seco. Felipe Baloy, el capitán del equipo, quien solo ocho minutos antes estuvo calentando la banca, remató una falta lateral y mandó la esférica hasta el fondo de la red. Marcó nuestro primer gol en un Mundial. El único. Así le calló la boca a todos sus detractores y se alzó como el más improbable de los héroes.

El fútbol se quedó en Rusia

Tras su retorno a Panamá, Felipe se retiró. A sus 37 años estaba viejo para seguir en ese deporte, pero aún joven para la vida. Conversamos en su oficina en Punto 23, un centro deportivo de canchas sintéticas. Para ser alguien que demora tanto en contestar sus chats, no suelta el celular. Pero es afable y muy articulado.

Uno como futbolista vive entrenando, viajando, y se te pasan momentos importantes de la vida, como el crecimiento de tus hijos”, explica. “Hoy tengo la oportunidad de estar más tiempo con ellos y eso es lo que estoy aprovechando”.

Leer más en ellas.pa

Edición Impresa