ATENCIÓN A LOS PROBLEMAS MENTALES.

Buscando el equilibrio

Hay que conocer sus riesgos, potencialidades y personalidad, y aprender a manejar los sentimientos y emociones. Lo que no se resuelve en su momento, puede disparar futuras enfermedades, como las depresiones recurrentes.

Temas:

Hay que buscar ayuda y aprender a escuchar. Hay que buscar ayuda y aprender a escuchar.
Hay que buscar ayuda y aprender a escuchar.

Tamara Del Moral • tdelmoral@prensa.com

Cada individuo tiene un estado mental funcional en el cual sus sentimientos, emociones, juicios, inteligencia y los distintos campos de su personalidad están equilibrados, pero en un momento determinado se pueden alterar, con o sin disparadores. Surge así la enfermedad mental, la cual se tipifica como un trastorno del “orden” del estado habitual de una persona.

Actualmente, hablar de trastornos mentales sigue siendo un tabú. Muchas veces, la culpa, la vergüenza o el orgullo, impiden a los pacientes o a sus familiares buscar ayuda.

Carlos Smith, psiquiatra del Instituto de Salud Mental con más de 35 años de experiencia, menciona que hay grandes bloques de enfermedades mentales y quizás de las que más se habla sean la esquizofrenia, el trastorno afectivo bipolar y las depresiones. De los trastornos por ansiedad, las fobias, el trastorno obsesivo compulsivo y los ataques de pánico se habla poco porque las personas sienten que los van a tildar de tontos o inmaduros. “Pero no son tonterías porque pueden evolucionar hasta ser verdaderamente incapacitantes”. Los trastornos por ansiedad son mucho más frecuentes de lo que se cree, pero son subestimados.

Pacientes con ataques de pánico terminan en los cuartos de urgencia porque sienten que van a morir. Si se detectan, son adecuadamente manejados, pero si no es así, pueden sufrir abusos. Es importante que sepan que hay medicamentos, sicoterapias y técnicas exitosas de modificación de conductas que pueden ayudarlos a tener una mejor calidad de vida.

Otro problema es el síndrome de estrés postraumático, en el cual cualquier elemento estresante parecido a la experiencia traumática puede disparar una crisis.

Las demencias son más comunes en la tercera edad, pero algunas personas empiezan a dar señales en la década de los 40 o 50 años y los familiares no se dan cuenta, porque, ¿a quién no se le olvidan las llaves? El asunto es la frecuencia con que esto ocurre y el descuido en darle importancia. A menudo al paciente lo evalúa un geriatra, y solo si es agresivo o tiene un severo trastorno del sueño, va donde un siquiatra. Es recomendable que los familiares vayan a terapia y formen equipos. “No hay un remedio radical para enfermedades demenciales, pero sí hay tratamientos que ralentizan su avance”, dice Smith.

Conocer sus propios riesgos, potencialidades y personalidad, y aprender a manejar los sentimientos y emociones, puede ayudar a prevenir problemas mentales.

“Si conozco mi realidad, la puedo trabajar y evitar futuros problemas. Hay gente que nos llega porque tuvo un trauma de la infancia o situaciones de duelo que nunca fueron resueltos. Las cosas que no se resolvieron en su momento son un terreno fértil para disparar futuras enfermedades, como las depresiones recurrentes”, explica el psiquiatra.

El enojo es una emoción legítima, pero hay que aprender a canalizarlo. Es aconsejable desahogarse con alguna amistad. Pero mucha gente piensa que cuando alguien los llama para decirle lo que les molesta, es porque quiere un consejo, cuando lo que necesita la persona es ser escuchada. “Tenemos que aprender a ser buenos oyentes”, añade Smith. El humor también es un recurso de prevención, así como realizar actividades fuera de casa.

Aunque el primer recurso terapéutico es la familia, a veces esta es una fuente de mala salud mental. Padres que son “ogros” o tiranos, y otros, proveedores materiales que descuidan las necesidades afectivas de los hijos. “Se atribuyen las cosas materiales y ciertas acciones al afecto”, explica Smith. En algunos casos de padres divorciados, uno de ellos (generalmente el mayor proveedor) denigra al otro, afectando la funcionalidad mental de los hijos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código