CINE COMPARTIDO

Con ‘Doctor Strange’, Marvel sigue de líder

Temas:

‘Doctor Strange’, perteneciente al género fantástico, tiene como protagonista al intérprete Benedict Cumberbatch, quien encarna a un cirujano que termina siendo un mago con grandes poderes. ‘Doctor Strange’, perteneciente al género fantástico, tiene como protagonista al intérprete Benedict Cumberbatch, quien encarna a un cirujano que termina siendo un mago con grandes poderes.

‘Doctor Strange’, perteneciente al género fantástico, tiene como protagonista al intérprete Benedict Cumberbatch, quien encarna a un cirujano que termina siendo un mago con grandes poderes.

Benedict Cumberbatch y Tilda Swinton durante el estreno de la película en Hong Kong. Benedict Cumberbatch y Tilda Swinton durante el estreno de la película en Hong Kong.

Benedict Cumberbatch y Tilda Swinton durante el estreno de la película en Hong Kong.

Entre 1978 y 2016, las películas basadas en los cómic y las novelas gráficas han hecho en la taquilla mundial más dinero que cualquier otra temática en la historia reciente del séptimo arte.

Esta inmensa razón financiera, calculada en más de 20 mil millones de dólares a nivel global, de acuerdo con el sitio web boxofficemojo.com, justifica que estos hombres y mujeres con extraordinarios poderes sean los preferidos de los productores, en particular los de Hollywood.

Ese amor se ha vuelto intenso en los últimos 15 años, cuando el cómic fílmico ha experimentado su época más reluciente en Estados Unidos, que domina este renglón por encima de otras industrias también amigas de esta clase de personajes, como Japón, Inglaterra, Francia o España.

Ya casi nadie recuerda los días tristes en que esta clase de propuestas audiovisuales estaban representadas por bodrios de la factoría de Hollywood como Timecop (1994), del director Peter Hyams o Judge Dredd (1995), de Danny Cannon.

Ahora es normal que The Dark Knight (2008), de Christopher Nolan o The Avengers (2012), de Joss Whedon, reciban el beneplácito tanto de la crítica, como de los consumidores de cine que no necesariamente consumen tebeos.

Tal popularidad explica el gran número de títulos de este rubro que se han estrenado y que han funcionado este año.

Cabe resaltar que 4 de las 10 películas más vistas de este 2016 pertenecen a este subgénero: Captain America: Civil War (mil 153 millones de dólares, de Anthony y Joe Russo), Batman v Superman: Dawn of Justice (873 millones de dólares, de Zack Snyder), Deadpool (782 millones de dólares, de Tim Miller) y Suicide Squad (745 millones de dólares, de David Ayer).

Los títulos continúan en los siguientes años. En 2017 se anuncian 11 largometrajes vinculados con los superhéroes; en 2018 hay otros 11 proyectos en marcha, y por ahora, en 2019 serán 6 títulos, y en 2020 ya van 4.

De seguro serán sucesos de masas títulos venideros como Spider-Man: Homecoming (2017), Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (2017), Logan (2017), La Liga de la Justicia (2017 y 2019) y Los Vengadores: La guerra del infinito (2018 y 2019).

Como la maquinaria va a mil kilómetros por hora, que Hollywood no se da abasto rodando nuevas aventuras, ya no solo convocan a las salas de cine a figuras clásicas como Batman, el Hombre Araña, los X-Men o Supermán, sino que experimentan con nuevas propuestas, y con estupendos resultados económicos, con personajes menos mediáticos como Deadpool, los integrantes de los Guardianes de la Galaxia, y más reciente, Dr. Strange.

Un grupo que pronto le pasará el turno al bate a proyectos como Wonder Woman (2017), Pantera Negra (2018), The Sandman (2018), Aquaman (2018), Shazam (2019) y Black Widow (2019).

EL MÉDICO ESPIRITUAL

Parte del encanto de Doctor Strange (Doctor Extraño) como personaje de ficción, es tener como referencia a la proverbial, milenaria y espiritual cultura oriental.

Este hijo del escritor Stan Lee y del dibujante Steve Ditko, tuvo su debut en el cómic en el número 110 de la Strange Tales (julio de 1963).

Esta figura pertenece al ala más liberal y cínica de la Marvel Comics. Ese sector se desliga de una actitud guerrera, tampoco desea defender a la patria en conflictos bélicos cuestionables, ni quiere sostener una política intervencionista orquestada por la unión americana.

Doctor Strange tiene como actitud promover un viaje interior antes que la frivolidad materialista.

Su norte es un descubrimiento psíquico de tipo esotérico, donde está más cercano a la filosofía underground, hippie y beatnik, es decir, está más cerca de la forma de ser de lo que sería el mayo de 1968 en Europa, que a una postura a favor del militarismo pro guerra de Vietnam y una negación absoluta al consumismo capitalista.

Doctor Strange adquiere mayor hondura de la mano del guionista Steve Englehart y del dibujante Frank Brunner, quienes, además de las reminiscencias a las tradiciones como la china y la japonesa, echan mano de las drogas recreativas como boletos seguros para traslados de la conciencia, más influencias a la intensa obra plástica de Gustave Doré, el atractivo del surrealismo de Salvador Dalí y la actitud pacifista de la gente joven durante la década de 1960.

A partir de allí, Doctor Strange y sus amigos, por lo general, se declaran contra la violencia y abogan por la paz.

Estamos ante un médico que salva, con sus manos y sus conocimientos, la vida de sus pacientes, sin saber que su arrogancia lo iba a conducir a su propia muerte y luego renacería en una existencia más ascética, en la que se convierte en un mago de grandes poderes, entre ellos, manejar el tiempo a su antojo.

VITALIDAD

Después de mucho esperar llegó a la pantalla grande Doctor Strange, la película número 14 del llamado Marvel Cinematic Universe y también es la 14ta que debutó en el primer lugar de la taquilla en Estados Unidos y Canadá.

Su elenco lo integran Benedict Cumberbatch, Chiwetel Ejiofor, Rachel McAdams, Mads Mikkelsen y Tilda Swinton.

El panorama de las películas de la Marvel Comics sigue en alza de la mano de la recomendable Doctor Strange, que comprueba que el subgénero de las películas de superhéroes experimenta un resplandor que no da señales de disminuir.

Su personaje base, encarnado con solvencia por Benedict Cumberbatch, es menos conocido por los cinéfilos que si se le compara con sus colegas de Los Vengadores (2012 y 2015) y los integrantes de los X-Men (2000), pero como pasó con los integrantes de los Guardianes de la Galaxia (2014 y 2017), de James Gunn, el hecho de ser los chicos anónimos de la empresa no ha jugado en su contra.

En cuanto a la deslumbrante propuesta visual y su sombría atmósfera, Doctor Strange es deudora de otras dos películas, igual de fabulosas, que manejan también el tema de los viajes en el tiempo y en medio de las dimensiones, y los límites entre la realidad y lo onírico: Inception (2010) y Memento (2000), ambas dirigidas y escritas por Christopher Nolan.

También tiene a su favor Doctor Strange, algo que ya es una marca indeleble de la Marvel, el usar un acertado sentido del humor y más de una autorreferencia al subgénero, para darle dinamismo a un argumento denso como el que tiene a su cargo el director Scott Derrickson, cuya especialidad son los largometrajes de terror como El exorcismo de Emily Rose (2005), Sinister (2012) y Líbranos del mal (2014), entre otros.

Como el resto de los títulos de esta casa, Doctor Strange se une con la trama de pasadas y futuras producciones de esta compañía, lo que mantiene esa agradable sensación de estar viendo una obra por capítulos que es, a la par, tanto independiente como un episodio de un todo.

Además, en términos argumentales, me parece que Doctor Strange es una de las más audaces cintas de la Marvel, al ofrecer un contenido tan filosófico y existencial como casi cualquier título firmado, otra vez, por el maestro Nolan.

Este largometraje ofrece otra cualidad: Stephen Strange\Doctor Strange sostiene él solo la historia, sin necesidad de echar mano de otros colegas para que lo ayuden a sostener su entramado, como le ha pasado varias veces al Capitán América, que requiere prácticamente del elenco de Los Vengadores para poder ser solvente como protagónico.

Un comentario a pie de página. Estoy por pensar que Benedict Cumberbatch es en la vida un ser arrogante, inteligente y huraño, o por lo menos la industria del entretenimiento lo ha encasillado con alguna frecuencia en esa clase de personajes, pues su neurocirujano Stephen Strange tiene la misma genialidad e idéntica incapacidad de trato social básico que su Sherlock Holmes de la serie de televisión Sherlock (Reino Unido) y su Alan Turing en The Imitation Game (2014), de Morten Tyldum.

Más allá de esa curiosidad, Doctor Strange vuelve a reafirmar que una película de presupuesto holgado (165 millones de dólares) no tiene por qué ser vacía y sin sustancia, ya que este largometraje, de principio a fin, ofrece un equilibrio entre lo interesante y lo entretenido.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código