TODOS EVITAN LA MALA PALABRA

Golpe egipcio despierta inquietud

Una de las más fuertes reacciones fue la de Alemania que consideró la intervención militar un fracaso mayor para la democracia en Egipto.
GOLPE MILITAR. Multitud de egipcios celebran ayer en las calles de El Cairo, especialmente en la plaza Tahrir, el derrocamiento del presidente Mohamed Morsi. AFP GOLPE MILITAR. Multitud de egipcios celebran ayer en las calles de El Cairo, especialmente en la plaza Tahrir, el derrocamiento del presidente Mohamed Morsi. AFP
GOLPE MILITAR. Multitud de egipcios celebran ayer en las calles de El Cairo, especialmente en la plaza Tahrir, el derrocamiento del presidente Mohamed Morsi. AFP

La comunidad internacional parecía dispuesta a trabajar este jueves con las nuevas autoridades de Egipto y, a pesar de que numerosos países pidieron un rápido regreso al orden constitucional, ninguna potencia occidental calificó el derrocamiento de Mohamed Morsi como golpe de Estado militar.

Unas horas después de que los militares destituyeran al primer presidente egipcio elegido democráticamente, el mandatario estadounidense, Barack Obama, se declaró “profundamente preocupado” por la evolución de la situación en el país árabe más poblado, al que Estados Unidos aporta una ayuda militar sustancial.

“Llamo a los militares egipcios a ceder toda la autoridad rápidamente y de manera responsable a un gobierno civil democráticamente electo a través de un proceso abierto y transparente”, dijo Obama.

Miembros del equipo de seguridad nacional del presidente también pusieron énfasis en la importancia de un “regreso rápido y responsable” a un gobierno democráticamente electo en El Cairo y la necesidad de evitar un arresto “arbitrario de Murise y sus seguidores, dijo una fuente que se mantuvo en el anonimato.

Una de las más fuertes reacciones fue la de Alemania, cuyo ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, consideró la intervención de los militares como “un fracaso mayor para la democracia en Egipto. Es urgente que Egipto vuelva cuanto antes al orden constitucional”, apuntó.

Desde Túnez, donde realiza una visita oficial, el presidente francés, François Hollande, llamó a “hacer todo lo posible” para reanudar el proceso de democratización en Egipto, tras el golpe de Estado militar.

La ministra italiana de Relaciones Exteriores, Emma Bonino, estimó que “nunca hay razones para alegrarse” al ver al ejército en las calles, como es el caso en Egipto.

Gran Bretaña, en cambio, anunció que cooperaría con las nuevas autoridades. “No apoyamos las intervenciones militares en un sistema democrático”, dijo el jefe de la diplomacia británica, William Hague, “pero trabajaremos con las autoridades en Egipto”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió por su parte que se restablezca rápidamente un gobierno civil, lo cual recordó en conversación telefónica con el canciller egipcio.

En tanto, China declaró que respetaba “la elección del pueblo egipcio” y llamó también al diálogo y la reconciliación.

Rusia, por su lado, pidió a todas las fuerzas políticas de Egipto “contención” y que permanezcan en el marco “democrático”. “Consideramos importante que todas las fuerzas políticas de Egipto den muestras de moderación [...] y confirmen en actos la voluntad de resolver los problemas políticos y socioeconómicos en el marco democrático”, declaró la cancillería rusa en un comunicado. La Unión Europea también llamó a todas las partes a “regresar rápidamente al proceso democrático”, en especial con nuevos comicios presidenciales, como prometieron los militares al suspender la Constitución.

El gobierno de Chile expresó el jueves su “profunda preocupación” por la suspensión de la Constitución en Egipto y la destitución del presidente Morsi.

Perú, por su lado, instó a las autoridades egipcias a que “realicen los máximos esfuerzos para establecer un diálogo nacional con miras al retorno del orden democrático y del Estado de Derecho”, señaló la cancillería en un comunicado.

En la región, el rey Abdullah de Arabia Saudí felicitó al nuevo presidente interino, Adli Mansur, al que calificó de “presidente de la hermana república árabe de Egipto”, incluso antes de que este prestara juramento. Incluso Qatar, que fue el principal apoyo financiero y político de los islamistas egipcios en el poder, afirmó que seguirá apoyando a Egipto, y su emir felicitó al nuevo presidente interino.

Siria, con quien el presidente Morsi rompió las relaciones diplomáticas, estimó que su derrocamiento era un “gran logro”.

En cuanto a Israel, el gobierno mantuvo silencio sobre la crisis en Egipto, primer país árabe con el que firmó un acuerdo de paz, en 1979.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, felicitó al nuevo presidente egipcio “en esta fase transitoria” y rindió un homenaje “al rol de las Fuerzas Armadas para (...) impedir que (Egipto) caiga en un futuro desconocido”.

Irán declaró respetar “la voluntad del pueblo” egipcio e insistió en “la necesidad de responder a los reclamos legítimos”, declaró el portavoz de la cancillería, Abas Araghchi.

Las autoridades turcas criticaron la intervención militar sosteniendo que no refleja la voluntad popular y urgieron a Egipto a “regresar al orden democrático”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código