BIENVENIDA AL NUEVO REY

Holanda se acicala

Tras la abdicación de la reina Beatriz, sus príncipes herederos, Guillermo-Alejandro y Máxima de Orange-Nassau, toman el relevo generacional.
PREPARADOS. Sobre el techo del famoso centro comercial De Bijenkorf resalta una corona dorada gigante.EFE/Koen Van Weel PREPARADOS. Sobre el techo del famoso centro comercial De Bijenkorf resalta una corona dorada gigante.EFE/Koen Van Weel
PREPARADOS. Sobre el techo del famoso centro comercial De Bijenkorf resalta una corona dorada gigante.EFE/Koen Van Weel

Equipos de televisión corren de un lado a otro por la plaza Dam, en el corazón de Ámsterdam. Cientos de turistas sacan fotos a más no poder. Todos miran fijamente el Palacio Nacional como si en cualquier momento pudiese aparecer en el balcón la familia real. Pero esta escena tardará hasta mañana martes.

El conductor del tranvía hace sonar violentamente la campanilla para abrirse paso entre la multitud de curiosos y convierte así su propio vehículo de transporte en una atracción turística. También los viejos tranvías de Ámsterdam han sido adornados con los símbolos de la casa real holandesa. Con asombro, pero también con mucha serenidad, los amsterdameses observan cómo su ciudad se está transformando en un escenario mundial.

“Muy bonito todo eso”, dice Friso, un fotógrafo holandés de 45 años. “¿Por qué no? Para nosotros comienza una nueva era”.

Para entrar en esa nueva era la capital holandesa se ha engalanado: de los edificios públicos cuelgan estandartes en los colores rojo, blanco y azul de la bandera holandesa con las iniciales del futuro rey: WA (Willem Alexander /Guillermo Alejandro). Cientos de banderas cuelgan de los balcones y fachadas de los edificios en el centro de la ciudad. Sobre el techo del famoso centro comercial De Bijenkorf (La Colmena) resalta una corona dorada gigante.

Los comerciantes tienden guirlandas de un intenso color naranja sobre el tráfico de coches y bicicletas.

El color naranja de la casa real holandesa está ampliamente presente en todos los escaparates. Peleles, juguetes sexuales, zapatos ortopédicos, no importa qué cosa: el naranja lo domina todo.

El gouda se llama ahora “queso real”, los tomates también son “reales” e incluso la cerveza ha sido teñida de naranja.

Las tiendas de souvenir, especialmente, esperan hacer su agosto con la venta de camisetas, platos, tazas y tulipanes.

El superventas es una camiseta con un texto alusivo a la controvertida “canción real”, objeto de gran burla por estar plagada de errores gramaticales.

Nadie se puede liberar de la fiebre naranja. En los supermercados regalan por cada compra a partir de 15 euros ($19.5) una muñequita peluda de color naranja con una coronita en la cabeza. Una tienda discount incluso distribuye 200 mil mantos reales de armiño, si bien hechos de poliéster. Cuando se trata de cursilería naranja, nada puede frenar a los holandeses.

Sólo unos pocos se resisten heroicamente a sucumbir a la locura naranja.

Entre ellos Hans Maessen, de la sureña ciudad de Maastricht. Algo perdido está parado frente al Palacio Nacional en la plaza Dam.

El hombre, de unos 55 años, dice tener una misión: lleva una pancarta con el texto “No a la monarquía, sí a la democracia”. Las cámaras televisivas extranjeras descubren rápidamente al solitario manifestante. Lógico: el hombre lleva una camisa blanca reluciente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código