INUNDACIONES DEL 7 DE DICIEMBRE DE 2010

Damnificados de El Llano todavía esperan respuestas

Después de tres años continúan viviendo en lugares improvisados, donde el hacinamiento es el denominador común.

Escuelas, gimnasios, casas y albergues temporales han sido los lugares en donde han pernoctado durante los últimos tres años los damnificados de las inundaciones ocurridas en 2010 en el corregimiento de El Llano, distrito de Chepo.

En espera de que algún día el Gobierno les entregue una vivienda, 72 familias, conformadas por más de 250 personas, ancianos y niños en su mayoría, permanecen ahora en un albergue temporal, irónicamente ubicado a minutos de sus antiguas y siniestradas casas.

El albergue, señalan, es un verdadero horno, pues el calor es “insoportable” en todo el año.

Desde el 7 de diciembre de 2010, cuando las violentas aguas del río Bayano les arrebataron un pedazo de sus vidas, la desesperanza los ha rondado.

HISTORIAS

Sentada en la puerta de su cuarto, el No. 52, echándose fresco con un abanico, María José de Luna, de 68 años, 65 de los cuales ha vivido en El Llano, cuenta lo difícil que ha sido perder su casa, bienes y, sobre todo, lo que han tenido que esperar para que les den su nueva vivienda.

“Sufro de asma, hipertensión y diabetes. Aquí el calor no se aguanta. Vivo más afuera que adentro. Desde que llegamos a este albergue el 3 de septiembre de 2012 hemos tenido que soportar muchos problemas”, afirmó.

Entre ellos, mencionó los malos olores, desbordamiento del tanque séptico, inundaciones de las aguas negras en los cuartos, problemas con los baños y que los cuarto son muy chicos.

“No veo el día en que nos entreguen las casas. Ahora dicen que no nos las dan, aunque ya están terminadas, porque hay problemas con el sistema de agua”, relató en tono triste.

Es tal el calor y el hacinamiento dentro de las habitaciones, que muchos han optado por construir ranchos de penca a los costados de los cuartos.

ODISEA

La familia Sanjur Pineda, encabezada por Regino y Crescencia, con 21 años de radicar en El Llano, también desconoce cuándo les entregarán las viviendas, ya que han sido tantas las fechas que les han dado, que perdieron la cuenta.

“Primero nos dijeron que las entregarían el 15 de marzo, luego la pasaron para el 16 de abril y después para el 10 de mayo, pero ya estamos en junio y nada. Ahora dicen que las entregarán en julio”, afirmó Regino Sanjur.

A criterio de esta familia, las casas que recibirán son muy chicas, pues no tomaron en cuenta que hay familias numerosas.

“¿Cómo vamos a hacer si no cabemos todos?”, se preguntó Sanjur, señalando que solo podrán ampliarlas luego que pasen tres años.

En tanto que a Ofelia Muñoz González, de 30 años, no le asignaron cuarto y debe convivir apretujada con su hermana María y familia.

“Por mí, hoy mismo me iría de aquí. Mi niña de 11 meses de edad desde que nació ha estado muy enferma. No come desde hace ocho días, al parecer es el calor”, afirmó.

Al igual que las anteriores familias, Alcides González, dirigente de este grupo de damnificados, manifestó que espera con ansias que llegue el día para mudarse a su nueva residencia.

“Primero nos dijeron que nos entregarían las casas en febrero, luego en abril el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) suspendió la entrega, aduciendo que no había agua”, acotó.

El subcontratista informó que aparentemente subsanó este problema, pero el agua que viene de un acueducto rural que queda detrás de la barriada nunca llegó a los tanques de reserva.

GESTIONES

Sin embargo, González aseguró que la asignación se dio luego de que le enviaran dos cartas a la ministra de Vivienda, Yasmina Pimentel, para efectuar el proceso.

Según explicó, Pimentel accedió días después y el 18 de mayo, junto a Warren Beitía, de Desarrollo Social del Miviot, se reunió con ellos en el lugar donde les asignaron los números de vivienda a cada familia.

No hay agua

Según González, un nuevo subcontratista llegó ahora para encargarse de arreglar el problema del agua.

Los moradores quieren que el sistema de bombeo sea por gravedad y no con turbina, porque cuando estas se dañan se quedan sin el suministro del líquido.

Insistieron en que no saben cuándo se mudarán, aunque afirmaron que durante la reunión Pimentel les aseguró que será en no más de 45 días, o sea en julio próximo, “mientras se solucione el problema del agua”.

altos de el llano

El 8 de enero de 2013 Pimentel, en calidad de viceministra, sostuvo un encuentro con las familias damnificadas, cuando les informó que recibirían sus casas en marzo.

Cada una de ellas tendría un lote de 500 metros cuadrados (m2), que pagarían en cuotas cómodas que determinaría el Banco Hipotecario Nacional.

La cuota, en su opinión, podría ser de dos dólares el m2, pues “el fin era ayudar a estas personas que lo habían perdido todo, y así lograr que, poco a poco, recuperaran su acostumbrada estabilidad”.

En ese entonces, el director de Ingeniería y Arquitectura del Miviot, Manuel Soriano, detalló que este proyecto presentaba un avance del 93%, y que constaba de 140 soluciones de vivienda de 40.96 m2 cada una, y era construido por la empresa Concepto y Espacios a un costo de 9 millones 969 mil 958 dólares.

Señaló, además, que el lugar contaría con cinco parques, sistema sanitario, planta de tratamiento, calles, veredas, dos entradas independientes, sistema de acueducto, tendido eléctrico y cerca perimetral, así como un espacio destinado para cualquier institución estatal que brinde los servicios que la comunidad así requiera.

Informó de que se le construiría una moderna planta de tratamiento de desechos orgánicos, para evitar problemas de desbordamiento de aguas servidas en el futuro, a fin de que las familias vivieran cómodamente y sin inconvenientes.

Esperan audiencia

Sumado a esta incertidumbre, los afectados esperan con impaciencia que el Juzgado Municipal de Chepo les notifique la fecha de audiencia, cuando confían en que se les hará justicia por todo lo que perdieron y lo que han sufrido.

En ese juicio, esperan que la firma AES Panamá, a cargo de la hidroeléctrica Ascanio Villalaz, sea condenada a indemnizarlos por una suma que han estimado en 14 millones de dólares, incluyendo a los productores agropecuarios de Cañita de Chepo.

Aunque los cinco directivos de la empresa han sostenido reiteradamente que sus ejecutivos manejaron apropiadamente lo relativo al vertimiento de las aguas de la represa, en la fecha en que se dio el suceso, y que por tanto no son responsables de la inundación que afectó casas, muebles, comercios, sembrados, animales de cría y otros bienes, los damnificados sostienen todo lo contrario y exigen que AES Panamá debe compensar los daños causados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código