DETRÁS DE LA INAUGURACIÓN DE LA VII CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

Una grata sorpresa en escena

El ‘Himno a la alegría’ es la musicalización del compositor alemán Ludwig van Beethoven (1770-1827) del poema homónimo del también poeta alemán Friedrich von Schiller.

Temas:

Los organizadores confiesan que, previo al acto inaugural, vivieron horas de temor debido a la seguridad del evento. Al ser una presentación sorpresa, se temió que el anillo de seguridad de algunos presidentes y mandatarios se sintiera amenazado ante la presencia de 96 personas en la tarima principal. Los presidentes se mostraron sorprendidos y agradecidos con el homenaje rendido por la niñez y la juventud panameña hacia las Américas. Los organizadores confiesan que, previo al acto inaugural, vivieron horas de temor debido a la seguridad del evento. Al ser una presentación sorpresa, se temió que el anillo de seguridad de algunos presidentes y mandatarios se sintiera amenazado ante la presencia de 96 personas en la tarima principal. Los presidentes se mostraron sorprendidos y agradecidos con el homenaje rendido por la niñez y la juventud panameña hacia las Américas.

Los organizadores confiesan que, previo al acto inaugural, vivieron horas de temor debido a la seguridad del evento. Al ser una presentación sorpresa, se temió que el anillo de seguridad de algunos presidentes y mandatarios se sintiera amenazado ante la presencia de 96 personas en la tarima principal. Los presidentes se mostraron sorprendidos y agradecidos con el homenaje rendido por la niñez y la juventud panameña hacia las Américas.

El presidente Juan Carlos Varela desde el principio tuvo la idea de que se interpretara una canción con un mensaje de paz. El presidente Juan Carlos Varela desde el principio tuvo la idea de que se interpretara una canción con un mensaje de paz.

El presidente Juan Carlos Varela desde el principio tuvo la idea de que se interpretara una canción con un mensaje de paz.

Los jóvenes del colegio José Daniel Crespo participaron en la toma de posesión del presidente Juan Carlos Varela. Los jóvenes del colegio José Daniel Crespo participaron en la toma de posesión del presidente Juan Carlos Varela.

Los jóvenes del colegio José Daniel Crespo participaron en la toma de posesión del presidente Juan Carlos Varela.

Panamá fue el único país representado por una pareja, con la pollera de lujo; los demás países los representaron 36 niños; además, 60 estudiantes de la península de Azuero musicalizaron el acto. Panamá fue el único país representado por una pareja, con la pollera de lujo; los demás países los representaron 36 niños; además, 60 estudiantes de la península de Azuero musicalizaron el acto.

Panamá fue el único país representado por una pareja, con la pollera de lujo; los demás países los representaron 36 niños; además, 60 estudiantes de la península de Azuero musicalizaron el acto.

Los integrantes del coro de Azuero fueron recibidos con una caravana y una misa de acción de gracias. Los integrantes del coro de Azuero fueron recibidos con una caravana y una misa de acción de gracias.

Los integrantes del coro de Azuero fueron recibidos con una caravana y una misa de acción de gracias.

La reacción de los presidentes y mandatarios fue positiva, a pesar de que fue una presentación sorpresa. La reacción de los presidentes y mandatarios fue positiva, a pesar de que fue una presentación sorpresa.

La reacción de los presidentes y mandatarios fue positiva, a pesar de que fue una presentación sorpresa.

Una grata sorpresa en escena Una grata sorpresa en escena

Una grata sorpresa en escena

La glorieta del parque Unión de la ciudad de Chitré, capital de la provincia de Herrera, está repleto de estudiantes. Algunos –los más pequeños– acompañados por sus padres; los más grandecitos, por su cuenta.

El sol no perdona en pleno mediodía, pero no es impedimento para la presencia de los 36 niños que forman parte del coro Niños Cantores de Azuero. Sus voces dieron la vuelta al mundo la noche del pasado viernes 10 de abril.

Una noche que quedará grabada en nuestra memoria. Y no solo porque fue la inauguración de la VII Cumbre de las Américas, sino por el trabajo y la dedicación de la maquinaria detrás del escenario, que hizo posible presenciar un espectáculo sencillo pero de gran calidad. ¿Lo mejor? Hecho con talento 100% panameño.

LA APERTURA

Como todo acto oficial nacional o internacional, se entonaron las notas del himno nacional. La tarea fue encomendada a Las Divas, tres cantantes panameñas conocidas por su potente voz: Any Tovar, Lissette Condassín y Janelle Davidson, dice Ricky Ramírez, productor general de la inauguración de la VII Cumbre de las Américas.

“Definitivamente que fue un honor haber interpretado [el himno nacional]; no todos los días hay una cumbre con todos los presidentes”, manifiesta Any Tovar.

La cantante explica que se prepararon debidamente y la interpretación ya la habían hecho a capela con los mismos arreglos en la inauguración de los IX Juegos Centroamericanos en nuestro país.

“Hemos recibido buenos comentarios, todavía seguimos recibiendo llamadas telefónicas... nos han felicitado por la excelente interpretación”.

Tovar afirma que tuvieron que estar desde muy temprano en el centro de convenciones Atlapa, por lo que pudieron compartir junto con todos los participantes.

“Hubo muchos nervios, no es fácil interpretarlo ante tantas personas y teniendo a los presidentes en frente. Había que hacerlo bien y correctamente, ante los ojos de todo el mundo”.

El día de la presentación se ensayó, junto a la coreógrafa Moyra Brunette, la entrada y salida de cada una de las personas que estarían en el acto.

EL MENSAJE

La organización de la parte artística y cultural se dio previamente por indicación del Presidente de la República y su equipo de trabajo.

Uno de los objetivos primordiales de la Cumbre era transmitir un mensaje de paz a través de la niñez. “El presidente [Juan Carlos Varela] estaba muy enfocado desde el principio de que su mensaje fuera la paz”, explica Juan Francisco Guerrero, subdirector general del Instituto Nacional de Cultura (Inac).

A la subdirección del Inac se le solicitó la colaboración con la gestión y logística para coordinar con los grupos del interior del país. Se trabajó con el grupo de la escuela La Primavera, de Santiago de Veraguas, la música de los himnos nacionales en la recepción de los mandatarios y presidentes en los aeropuertos.

En la península de Azuero se gestionaron las audiciones y requerimientos para los niños y jóvenes que participarían en el acto inaugural, que fueron los Niños Cantores de Azuero y la banda de música del colegio José Daniel Crespo.

CONFIDENCIAL

El elemento sorpresa fue uno de los componentes principales durante el mes y medio de preparación de todos los involucrados. “Se pidió extrema confidencialidad y eso me pareció muy acertado”, manifiesta Ricky Ramírez.

De acuerdo con el productor del show de apertura, el uso de las redes sociales sumado a los comentarios negativos hubiesen podido afectar la proyección y “hasta llegar a crear un morbo innecesario”.

LA CONVOCATORIA

La temporada escolar estaba a punto de empezar cuando el subdirector general del Inac comenzó a reclutar a los 36 niños que prestarían sus voces para el acto de inauguración.

Tras una serie de exitosas presentaciones y la formación de coros navideños, la academia de música Bel Canto de Chitré, provincia de Herrera, fue la encargada de preparar y seleccionar a los 36 niños para el magno evento en edades entre los 7 hasta los 15 años.

Se procedió a explicarles a los directores de las escuelas involucradas en el proceso, la intención del acto que demandaba al menos un mes de práctica.

Para la selección se tomaron en cuenta las principales escuelas de de Los Santos y Chitré, y se eligió a los que tenían más fuerza en sus voces. Algunos eran estudiantes de la academia de música Bel Canto y el resto llegó con las audiciones. Aunque la gran mayoría eran niños menores de 10 años, hubo que reforzar con cinco estudiantes de 15 años.

“Estábamos ante la dificultad técnica de que en el momento en que se iba a cantar, no se sabía si todos íbamos a contar con micrófonos, así que los niños debían tener potencia para cantar”, acota Guerrero.

Cecilia Quintero, administradora y profesora de Bel Canto –quien entrenó a los niños–, añade que estuvieron una semana recibiendo estudiantes y disponían de cuatro semanas para entrenarlos. Las prácticas fueron todos los días, incluyendo sábados y domingos.

Al principio se practicó solo con las voces, después con la pista musical y en la última semana con la banda del José Daniel Crespo, “lo cual fue una enorme ventaja”, cuenta Quintero.

Cuando viajaron a la ciudad de Panamá, ya las dos agrupaciones, estaban sincronizadas; es decir, que solo quedaba pendiente hacer el reconocimiento del escenario, entradas y salidas con la coreógrafa y hacer un ensayo general junto al productor del evento, para que decidiera si había que hacer algún cambio.

Cada niño representaría a un país invitado, vestido con su traje típico y su bandera. Conseguir los vestidos de cada país no fue fácil, ya que Panamá no tiene embajadas en todos los países, según comenta el funcionario del Inac.

La Cancillería de la República se encargó de obtener la mayor cantidad de vestidos posible de cada país. “Fue una coordinación bastante interesante”, afirma Guerrero. Faltando una semana para la Cumbre, el subdirector del Inac tuvo que trasladarse hacia la ciudad de Las Tablas, en Los Santos, para buscar un costurero que confeccionara los 12 vestidos que faltaban.

El costurero Lisímaco Vergara aceptó el compromiso y cumplió con lo que se pidió. El 8 de abril estaban todos los vestidos listos.

LA MÚSICA

“Queríamos hacer algo muy lindo y diferente”, agrega Ramírez.

Además, en los actos protocolares de la Presidencia se da la participación de la juventud y las bandas de música, en especial la del colegio José Daniel Crespo.

En coordinación con los asesores y el Presidente de la República se buscó un tema “que encajara con las Américas bastante bien”, dice Ramírez.

El profesor Guerrero indicó que al principio se quería hacer un mix de música americana, “pero se nos hizo bastante difícil faltando un mes y medio para la Cumbre... así que trabajamos con música panameña”.

Se manejaron las opciones de Color esperanza, de Diego Torres, América, de José Luis Perales, entre otras, pero al final el Presidente de la República decidió El himno a la alegría, “para demostrar la unidad entre los pueblos y transmitir su mensaje que era la paz”, cuenta Guerrero.

De los 280 estudiantes que forman parte de la banda de música del colegio José Daniel Crespo, se eligieron 60. El productor del evento asegura que esto se pidió así por “motivos de espacio y la ética física de la misma presentación”.

Se diseñó una escalera especial para colocar a los integrantes de la banda, unos arriba, otros abajo, más los 36 niños del coro, sin quitarle protagonismo a nadie. También se coordinó no darles la espalda a los presidentes, con un ángulo de tres cuartos.

Ramírez cuenta que como la banda y los niños ya tenían el montaje realizado, solo hubo que ajustar y cortar una canción para que la intervención durara ocho minutos exactos.

Vale la pena destacar que los jóvenes de la banda de música del José Daniel Crespo fueron parte de los 500 músicos que participaron en la toma de posesión del Presidente de la República, y en el Desfile de las Rosas de Pasadena, en California, en 2014.

“Nos preparamos para hacerlo lo mejor posible”, explica Irving Rodríguez, director de la banda y egresado del colegio. El director trabajó junto con la agrupación basado en varias obras que ya tenían en la banda en homenaje a Panamá. “Hemos venido trabajando nuestras propias canciones para adaptarlas a la banda”, explica Rodríguez.

Incluyeron en el repertorio La parranda, Tradiciones de Carnaval, un homenaje a los combos nacionales, en el que figura El cojo y la muleta, Patria y cerraron con el Himno a la alegría. Los niños azuerenses se presentaron en este último acto.

“Cuando la banda salió, llamó la atención la reacción de los presidentes: 60 jóvenes entrando frente a ellos... muchos con cara de sorpresa... me llena de alegría y satisfacción haberles enseñado que las cosas se logran con esfuerzo”, explica el director de la banda.

Según su criterio, el momento más emotivo fue la obra con los niños, porque “te deja el mensaje de que hay que hacer todo por los niños y el amor en todo lo que se hace... era conmovedor verlos cantando, lo veías en sus rostros”, recuerda Rodríguez.

LA PRODUCCIÓN

La asesoría y búsqueda de los pequeños maestros de ceremonia estuvieron a cargo de Nuria Mateu Vidal, actriz y directora del teatro La Quadra, que confiesa que aunque tuvieron poco tiempo para los ensayos, los niños tenían un año de experiencia en clases de teatro.

El productor general de la inauguración explicó que trabajaron con un equipo de personas que incluía asesores de la Presidencia e integrantes del equipo de Contraxeñas, productora que preside.

El programa tenía que cumplir con dos funciones: el protocolo diplomático de los presidentes y la función de un show de televisión que se iba a transmitir en diferentes países.

“Basado en esto se presentó un espectáculo sencillo, sobrio, muy emotivo. No hubo derroche de lujo. Simplemente fue directo al grano, con mucho patriotismo y respeto a los mandatarios”, añade.

El protagonismo de la niñez y la juventud fue clave desde el principio, ya que la idea de la Presidencia de la República partía de que los niños son los que van a vivir la repercusión de los resultados que saldrían de la Cumbre. “Me pareció una idea excelente”, afirmó Ramírez.

Se procedió con la idea de que los presentadores fueran niños y se hizo el casting “para identificar si había niños que tuvieran esa soltura, esa fluidez y control de poder salir en este evento tan importante y hacerlo bien”, sostiene el líder del acto. Para el casting se mezclaron las parejitas de tres niños y tres niñas, y al final, la de Francisco Cabrera y Alexandra Arosemena “fue súper explosiva”.

“Había muy buen ambiente de trabajo... un buen deseo de hacer las cosas bien por parte de todos... mucha cooperación”, manifiesta Nuria Mateu.

La artista cuenta que a pesar de que estuvieron desde las 7:00 a.m. en Atlapa y no se conocían con los niños de Chitré, “todo fluyó... yo les dije ‘vinimos a hacer un trabajo y lo vamos a hacer bien’ y se hizo... había un muy buen feeling”.

Según Ricky Ramírez, lo más difícil de esta inauguración era “lo diferente”, es decir, “la presión de saber que tus protagonistas son las personas más importantes del continente americano”.

“Todo debe salir perfecto... es en vivo y es una sola vez... el margen de error debía ser el mínimo”. Además, porque el trabajo era con el Presidente de la República.

“Los niños... era lo que más me preocupaba”, confiesa. Sin embargo, ese sentimiento cambió el jueves previo a la cita.

“Cuando los vi, me sentí más tranquilo... pero no importa cuántas veces practicas, al final hay riesgos técnicos y hay que prever qué puede pasar”.

Aunque era un show sencillo, “ha sido la responsabilidad más grande y la experiencia más importante que he tenido”, declara el productor general de la obra.

LA SEGURIDAD

Juan Francisco Guerrero explicó que previo al acto inaugural se vivieron momentos de tensión, debido a que la seguridad, en especial la del presidente Barack Obama, de Estados Unidos, cuando aterrizó en Panamá no dejó que la banda interpretara la música. Luego, la coordinación general le explicó a la organización que como Panamá era quien invitaba, debían confiar en nuestra seguridad y parámetros.

Al respecto, Ricky Ramírez afirma que hubo muchas restricciones. “No podíamos fluir normalmente en el Anayansi, de la forma como cuando es cualquier otro tipo de actividad”. Había que cumplir con todas las reglas de seguridad, ya que cada presidente tiene su propio protocolo.

“Siempre nos salía algo diferente... la idea era tratar de cumplir con todos de la mejor forma posible y en el medio lo que ellos trajeron.

“La seguridad fue extrema, pero muy cuidadosa y educada. Me parece que hubo un entrenamiento muy bueno, uno se sintió muy acogido y eso fue muy provechoso”, aclara Nuria Mateu.

LO QUE NO SE VIO EN TV

Durante la inauguración se manejó el concepto de mapping y al final del discurso del presidente Varela se desplegaron 60 palomas por las paredes del teatro Anayansi, lo que no fue transmitido por televisión.

Cuando los niños y jóvenes de Azuero llegaron a sus respectivos hogares, fueron recibidos con una caravana y una misa de acción de gracias. Todo organizado por los padres de familia, que colaboraron en todo momento.

Una grata sorpresa en escena Expandir Imagen
Una grata sorpresa en escena

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código