RENUNCIA

Anatomía de un instante: Dicky Reynolds O´Riley

Este artículo lo baso en el libro de Javier Cercas, que narra cómo el coronel Tejeros se toma el Congreso español y, a la vez, toma como rehenes a los diputados de ese entonces político que transcurre en 1981, durante un fallido golpe de Estado. Lectura que logré gracias a José Raúl Mulino, entrevistado por este medio. Paradójicamente, él se ha visto afectado –guardando las proporciones– por un incidente similar, asaltado por un jefe policial que no ha visto con buenos ojos su intención de someter a la justicia los desmanes administrativos de los gendarmes. Para hablar, o mejor dicho, escribir sobre una persona, en este caso particular el exministro de Seguridad Pública, hay que despojarse de calificativos o adjetivos, porque no es santo de devoción de “casi nadie”. No me interesa que lo consideren patán o bravucón, uno no es monedita de oro. Este no es el objetivo, sino lo que representaba: portaestandarte de la lucha antimilitar, de épocas pasadas. No es fácil que te endiosen, de la noche a la mañana, como jefe supremo; sentir el olor de las loas y alabanzas; que personas con charreteras y galones te den el parte de las novedades del día, hasta extremos tan ridículos de señalar a quien se río de un chiste proferido en tu contra, en una cafetería, o guerras ficticias contra indígenas, armados con palos y piedras. Ellos, los policías, en alguna esquina de sus mentes, piensan. “algún día saldré de esa humillación; este individuo no es de los nuestros”. Ha pasado en Guatemala, Perú, Ecuador, Argentina, Chile y, por supuesto, en Panamá. La acumulación de poder en la estructura administrativa que él creo ya se asemejaba a la del Presidente.

En un extracto de su nota de dimisión se observa la preocupación de la institucionalidad y la guarda de la Constitución, falso pretexto para encubrir su malogrado ego, que flotaba henchido cual globo de helio, cuando se encontró con el pico de un ave que la desinfló.

El poder es una droga que envicia. El poder desenmascara. Qué patética conducta de héroe ahora “dejando el plumero”, cuando fue responsable directo de que los policías pudieran auscultarle a los ciudadanos hasta la conciencia, amén de otras situaciones alejadas de los derechos humanos. Desaprovechó su momento histórico de enmendar lo que había criticado y adversado. Prepárese para que hagan de usted leña, por ser árbol caído, porque le caben responsabilidades, ya sea por ordenar, permitir, omitir o encubrir actos que a todas luces colindan con el delito o por motivos tan fútiles como haber mirado mal a una persona. Tal vez, en su caso, la justicia sea solo poética.

Le devuelvo el favor y le sugiero que se lea la novela El Extranjero, de Albert Camus, dando por sentado que El Príncipe de Maquiavelo era su recetario y consejero para lidiar con sus adversarios y descalificar las protestas, sobre todo, de la Sociedad Civil, de la que se desafilió y, ahora, pretende mostrar su carnet de membresía. Reitero, no hay nada personal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código