PASOS EN FALSO

Arengas, columnas y cuarto poder: J. Enrique Cáceres-Arrieta

Al que tiene la gracia de hablar bien y ser persuasivo se le llama “pico de oro”, o se dice que “tiene labia”. ¿Cómo catalogar al que habla mal, no sabe discursear o escribe sátiras? Lo dejo a tu criterio.

El discurso del Presidente de la República en la Asamblea Nacional no fue un simple discurso sino una arenga política. Arenga es una retórica incendiaria que provoca fuegos y enardece ánimos. Martinelli de nuevo ha metido la pata. Y en lugar de sacarla, disculpándose, metió la otra en un culto religioso.

Cuando era adolescente, los pelaos del barrio teníamos juegos y diversiones para pasar el rato. Había un “juego” que consistía en (disculpa el ejemplo) escupir para arriba. Al oír la arenga presidencial, recordé el “juego”. Quien escupía para arriba, claro, se escupía a sí mismo. Guardando proporciones, eso hizo Martinelli al hablar de “empresaurios”, “cobardes”, medios que “atacan” al Gobierno, porque el Presidente es empresario y propietario de medios. A veces pienso que a Martinelli lo asesora alguien de un partido de oposición, pues no ha sacado una pata cuando ha metido la otra. Y las mentiras son tan recurrentes que su credibilidad –salvo en su partido– está por el piso.

Los empresarios no son todos corruptos, pero demasiados han producido dinero evadiendo impuestos, explotando al empleado, inflando precios. Ahí, el sano sentido común (hay uno enfermo), lógica y razón respaldan al Presidente. Pero es infantil creer que los evasores de impuestos estén solo entre los que adversan al Gobierno.

No captar los logros del Gobierno es estrabismo intelectual. Este Gobierno ha ejecutado lo que otros no se atrevieron. La lista sería considerable. No obstante, no salimos de un escándalo de corrupción cuando entramos en otro. El Presidente y su equipo deben curarse de “afecciones” dérmicas, pues las figuras políticas están a la luz del escrutinio del pueblo, medios, periodistas... opinión pública. Si no quieren que los critiquen, tienen dos opciones: hacer las cosas mejor o renunciar. El servidor público, insisto, es una figura notoria, y los ojos y oídos del pueblo pensante están puestos en él. En una democracia real no puede ser de otro modo. Medios de comunicación y periodistas debemos ensalzar lo bueno que haga un gobierno, mas no estamos para relaciones públicas. Además, si lo malo pesa más que lo bueno, es ingenuo creer que lo primero no haga más ruido.

Proferir epítetos y diatribas verbales o escritas, es necedad. Quien arroja piedras al avispero debe esperar picaduras. Pero la mente humana no está regida completamente por la razón, sino también por actos irracionales asentados en ensoñaciones, intereses, ignorancia, prejuicios, resentimientos y odios. De ahí arengas políticas y burlescas columnas de opinión. Quien se mofa del prójimo es un insensato por muy buena que sea su labia o su prosa. Más pesa un gramo de sensatez que una tonelada de necedad.

Es ceguera deliberada negar que la prensa sea el cuarto poder en una genuina democracia. En una dictadura militar o civil, el cuarto poder “estorba”. Allí no hay voces sino ecos y títeres. Y la nación huérfana de prensa libre muere asfixiada, pues la libertad de expresión es el oxígeno que energiza los órganos vitales del cuerpo llamado democracia.

Antes he escrito que el término democracia viene de dos vocablos griegos: demos = pueblo; y krátos = autoridad, gobierno, fuerza. El estadista acciona a favor del pueblo (no sobreacciona por cuestionamientos, pues el que se enoja pierde), no se aprovecha del poder que este le otorga en las urnas. El pueblo gobierna a través de un estadista, que es mente y manos ejecutoras de intelectuales y emprendedores. Pero también es corazón y alma de desvalidos y de los que poco o nada tienen. En cambio, el politicastro, además de inhábil, está hambriento de poder y actúa con fines y medios turbios.

¿Dónde ubica el grueso de los panameños pensantes al presidente Martinelli? Las voces (ojo, no escribo de lo que transmiten los medios) suelen hablar de un Presidente “autoritario”, “autócrata”, “mitómano”, “corrupto”, “megalómano”, “maleante”. Los ojos de esa opinión pública observan a Martinelli metiéndose en los otros poderes del Estado, amenazando e insultando a los que lo critican por ello.

El panameño inteligente y el entendido en política disciernen que la democracia peligra, pues los críticos del Gobierno son auditados, hostigados, amenazados, perseguidos, repatriados. Mucha gente vive con miedo. Y la autocensura aumenta. Pésimo síntoma para la salud de nuestra incipiente democracia y la inversión extranjera. Donde la libertad de expresión y de prensa son inexistentes, no hay seguridad jurídica ni estabilidad económica. Un pueblo con miedo se enferma, y el enfermo que no recibe medicamento a tiempo y apropiado perece.

¿Será verdad que la política es sucia? ¿Corrompe el poder? ¡Pamplinas! Política es el arte y ciencia de gobernar y trabajar para las mayorías; el poder no corrompe al ser humano... exterioriza lo que ya hay en él. La fiebre y la insania (falta de juicio) no están en la ciencia política, sino en los politiqueros que cada cierto tiempo suben a los órganos del Estado para servirse del pueblo y del poder que ponemos en sus manos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código