PRINCIPALES DIFICULTADES

Breves reflexiones sobre la independencia judicial: Raúl Aparicio

La independencia judicial constituye la base fundamental de la existencia del estado derecho, la principal garantía para la existencia de la democracia y una condición ineludible para la preservación, el respecto y la eficacia de los derechos y libertades humanas.

La trilogía: estado de derecho, democracia y derechos humanos solo es concebible dentro de una organización social, jurídica y política donde subsista un Órgano Judicial independiente, autónomo, imparcial, capaz de responder a la demanda de justicia, sin ataduras, sin temor, sin injerencia, con plena libertad.

En nuestra carta fundamental se indica que los magistrados y jueces son independientes en el ejercicio de sus funciones y no están sometidos más que a la Constitución y a la ley.

Panamá también ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana sobre derechos Humanos, que consagran esta garantía de independencia que demanda la administración de justicia.

Ese ideal de justicia independiente tiene, sin embargo, graves tropiezos dentro del Estado, algunos los resumimos así: inadecuados sistemas de escogencia y selección del servidor judicial: No puede accederse a un Órgano Judicial independiente, cuando la escogencia del servidor judicial, en la más alta esfera, depende profundamente de la voluntad política del Estado y cuando los magistrados y jueces inferiores son nombrados por sus superiores jerárquicos.

1. Ausencia de un sistema de carrera judicial eficiente: La proclamación legal y normativa de un sistema de carrera judicial, aunque importante, no basta para asegurar la existencia de la independencia judicial, sino existe un proceso de participación que permita la escogencia o selección del aspirante más calificado. Nos referimos a la calificación probada del aspirante como persona íntegra, con una alta formación ética, moral, con valores y principios, estudiosa, versada, con sensibilidad, humanista, equitativa y ampliamente formada en la materia a la que aspira administrar justicia, pero además con una ejemplar hoja de vida en el ámbito privado como público.

2. Falta de un presupuesto cónsono a las exigencias de la administración de justicia: No puede haber independencia judicial si el órgano llamado a administrar justicia no cuenta con los recursos económicos necesarios para satisfacer el servicio de justicia en su más amplia expresión.

3. Inestabilidad laboral: Para alcanzar una independencia judicial es preciso, también, garantizar al juzgador y a los servidores judiciales estabilidad laboral. No puede administrar justicia en forma independiente quien vive aterrado de perder su empleo, porque no goza de garantía alguna de respecto a su estabilidad.

4. Inexistencia de un programa de ascenso: La falta de un programa de ascenso, que responda al mérito derivado y obtenido en la prestación del servicio público de administrar justicia, también, es un aspecto importante que limita y condiciona la existencia de una independencia real.

El ascenso debe, efectivamente, estar basado en un sistema de mérito objetivamente valorado, según la honradez, desempeño ético y moral, competencia profesional y experiencia probada en la judicatura.

¿Cuál debe ser nuestro horizonte y cuál es el perfil del magistrado o juez que queremos los panameños?

Primero, fortalecer y consolidar un Órgano Judicial, plenamente independiente, que pueda desarrollar su delicada función de administrar justicia, en un estado derecho, dentro del marco de las instituciones democráticas, fundado en el respeto de los derechos humanos y con garantía plena del debido proceso, del derecho al acceso a la justicia y con la confianza de una tutela judicial realmente efectiva.

Segundo, dotar al poder judicial de las herramientas necesarias, que aseguren a la población y a la comunidad en general, el acceso a la jurisdicción y a una justicia verdaderamente independiente, imparcial, transparente, responsable, eficiente y eficaz en su más amplia expresión.

Tercero, contar con un juez libre, autónomo, independiente, capaz de juzgar y decidir la causa, sin restricción alguna, sin influencias, sin alicientes, sin presiones, amenazas o intromisiones indebidas, apegado únicamente a su conciencia, la Constitución y la ley.

Un juez valiente y capaz de elevarse por encima de los formalismos para satisfacer la vigencia plena de los derechos y libertades humanas, esto es, un juez íntegro, comprometido en satisfacer la justicia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código