Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

CLIENTELISMO POLÍTICO

Cambalache: oportunidad o señuelo: Miguel A. Erroz G.

Los que ejercen posiciones de poder se pueden beneficiar de la tendencia humana al interpretar el cambalache que se les ofrece como oportunidades, sin distinguir que pueden ser señuelos, engaños que servirán para presionarlos y coaccionarlos en diversas formas.

Con frecuencia, el dirigente político mostrará interés en el bienestar de aquellos ciudadanos (particulares y empleados públicos) que activamente lo apoyaron durante la campaña política, o una vez en el poder, los que participan en sus esquemas o se unen al partido. En contraste, los ciudadanos que se rehúsan a participar en estas actividades sufren de injusticia, falta de oportunidades e incluso algunos se exponen al castigo.

En este clima, el ciudadano que busca justicia y oportunidades ve que se beneficiará individualmente si se asocia con algún dirigente político. Y por el contrario, si se atreve a desafiar esta injusticia, es victimizado, lo que infunde el temor y hace que otros desistan de intentarlo.

Al aceptar (incluso con reticencia) la oferta de un trueque, inevitablemente, el ciudadano olvida que fue forzado dentro de esta incómoda situación por la falta de derechos, de oportunidades y de justicia, orquestada por los mismos dirigentes políticos que ahora ofrecen ser su “salvador” personal.

El sistema político en muchos países despoja a los ciudadanos particulares y empleados públicos de derechos, de oportunidades y de justicia, para después vendérselos de a pedazos, como un privilegio condicional, lo que obliga a algunos al cambalache y a la complicidad, para asegurar su quehacer y el sustento de su familia. El uso discriminatorio de la autoridad muestra la malicia del sistema, que no solo les otorga a algunos el poder de coaccionar a otros, sino que también crea una situación en la que son invitados a hacerlo.

Muchos analistas perciben que los dirigentes políticos actúan como tiranos y culpan a los ciudadanos, que conocen sus trayectorias, por asociarse con ellos y apoyarlos en las campañas. Pero esta conclusión pasa por alto que muchos ciudadanos carecen de una alternativa para recuperar sus derechos o asegurar su porvenir.

Dado a que el acceso a la justicia y los derechos depende de una balanza arbitrariamente controlada por el dirigente político o por aquellos empleados públicos que el dirigente político controla, una afirmación más acertada sería decir que los ciudadanos son coaccionados; esta práctica debe ser descrita como dependencia de personas hacia personas. Los que utilizan la coerción saben que cada persona necesita ganarse la vida y proteger a su familia. De tal modo, dirigentes políticos pueden, debido a su poder excesivo, arbitrariamente quitarle (o amenazar con quitarle) ciertas “condiciones” al ciudadano, y ofrecer restituirlas a cambio de la obediencia, el apoyo y la sumisión. Esta realidad no se puede escapar, y es natural protegerse mediante el patrocinio de un político que esté dispuesto a emplear este poder en beneficio de sus aliados.

Cabe señalar que es necesario que existan, dentro de la sociedad, quienes tengan la autoridad para regular; pero estos deben ser imparciales en la toma de decisiones. El objetivo es lograr que todos los ciudadanos puedan actuar con libertad y que los empleados públicos ejerzan su autoridad imparcialmente.

Es absurdo asumir que una persona dependiente, sometida a la coerción, puede actuar con libertad o imparcialidad. Las personas no eligen ser coaccionadas, y ante estas situaciones, pocos pueden eludirla. Las personas deben ser protegidas contra esta malsana práctica.

Para que rija la justicia y los ciudadanos puedan actuar con libertad, un paso necesario será garantizar la imparcialidad de los empleados públicos, al aislarlos de la coerción dirigida por los que tienen interés en sus decisiones. Los que hacen las leyes, los que las aplican y los que la juzgan deben ser independientes. Para ello es necesario que no puedan coaccionarse unos a otros y que estén protegidos contra la coerción de aquellos con intereses especiales. Esto se puede lograr mediante cambios estructurales, tal como el instituir una carrera administrativa independiente del alcance político, con el fin de reducir las dependencias.

Es correcto aborrecer a los que se comportan como tiranos. Para combatirlos será necesario reformar el sistema que les da el poder de la coerción. Hasta ahora la dependencia ha estado oculta de nuestra vista y de nuestra conciencia, y su fruto, la coacción, tampoco es una fuerza visible; además trabaja detrás del escenario y a menudo se oculta con apariencia de oferta tentadora. A pesar de sus distintos ropajes, la coerción no está compuesta de ofertas sino de amenazas disimuladas.

Para ocuparse de los que se comportan con parcialidad y corruptamente, hay que hacerlo enfocados en el sistema que los engendra. Al exponer la dependencia y ponerle rostro, se hará más fácil la lucha contra esta lacra que denigra a la víctima y al victimario.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código