INTERESES OCULTOS

El Canal y el puerto de Corozal: Rolando Anguizola B.

En el período de la creación del mundo, Dios hizo el continente americano y puso en orden los pueblos con costas marítimas, orientadas al este y el oeste. Ignoro por qué el Creador, en vez de seguir la misma orientación que dio a esos países al hacer nuestro istmo, con un toque de su dedo índice, decide colocar las costas a favor de vientos más benignos en los rumbos norte y sur. Dispuso el clima húmedo y lluvioso, sin extremos de frío ni agobiante calor; libre de ciclones y cataclismos, y dijo, con voz de trueno: “Este istmo, parecido al Edén, será conocido como el país de Panamá, crisol de razas, con exuberante vegetación y cintura núbil. Tendrán un canal interoceánico que deben cuidar, porque será como su hijo predilecto.

Esa portentosa obra, que fue construida por los estadounidenses e inaugurada el 15 de agosto de 1914, enfrentó riesgos bélicos propios del coloso norteño durante las guerras mundiales del pasado siglo y el bloqueo marítimo a Cuba, en 1962. Apenas, en el año 2000, recuperamos el control soberano del Canal, lo declaramos neutral y abierto al paso de todas las naciones.

El Canal, al fin nuestro, cumplió un siglo de existencia como parte del Estado nacional, bajo un ejemplar régimen constitucional y administrativo. Sin embargo, hoy día, en vez de ser un remanso de paz, es blanco de intereses que disparan andanadas de dinero para mover poderosas influencias, atentando contra el progreso y estabilidad de la propia vía y del país entero. Fuerzas malévolas conspiran en el claroscuro, lo que despide un fuerte olor a intereses creados de explotadores y controladores, que han montado una férrea oposición contra el proyectado puerto de Corozal.

Esa oposición tiene elementos propios de una conspiración antinacional que ha penetrado hasta las mismas entrañas de la Asamblea Nacional. No es mera coincidencia el irrespeto, los improperios y amenazas, como las cruentas andanadas que sufrió el administrador general del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, en el palacio legislativo hace unos meses. Menos apunta a casualidad que la Comisión de Transporte de los “honorables” haya rechazado, a principios de abril pasado, el proyecto de ley del puerto, indispensable complemento del tercer juego de esclusas, próximo a ser inaugurado en abril del año venidero. El calendario camina de forma inexorable, pero las alas de Corozal permanecen cerradas, mientas la hambruna legislativa favorece a los enemigos del proyecto.

También huele a mano peluda las exigencias de aumentos, al mil por ciento, y la extrema virulencia de la Unión de Trabajadores no Profesionales del Canal, que irrumpen en oficinas administrativas canaleras y en las vías públicas, al mejor estilo del Suntracs, cerrando filas con los grupos económicos y políticos que, por mero “negocio”, se oponen al puerto de Corozal, infraestructura necesaria para elevar la competitividad del nuevo Canal y de los servicios marítimos de la República de Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código