REPRODUCCIÓN

Cerrar la fábrica: Jorge Sarsaneda del Cid

Hace tiempo escuché esta conversación en un elevador: –¿Y qué? ¿Ya cerraron la fábrica?– preguntó un hombre a una mujer de unos 35 años. –Sí, ya me operé. Con dos hijos, sufi– respondió la mujer sin inmutarse.

Hace un tiempo también, en las dizque “buenas noticias” de televisión, apareció un grupo considerable de mujeres –muchas de ellas bastante jóvenes– que se había “operado”. No decían para qué ni de qué, pero a continuación entrevistaban a un señor que decía que tenía ocho hijos. Y, para variar, le “lanzaban” la pregunta inducida: “¿Verdad que son muchos?”, y el señor respondía con un lacónico sí. Luego aparecía una funcionaria con cara de Carnaval (por la pintura que llevaba), diciendo que les habían brindado “tooodas las facilidades para las operaciones”. Todos entendimos que se trataba de esterilizaciones.

Aclarando que no soy nada sospechoso de pertenecer al “opus d”, ni a los “legionarios”, ni nada parecido, comparto varias reflexiones:

1. Por la medida –masiva y gratuita– da la impresión que vivimos en una explosión demográfica inaguantable. Si tener 53 habitantes por km2 es eso, qué dirán en Guatemala que es el doble o en El Salvador que es casi siete veces más.

2. ¿Por qué siempre le tienen que tocar las medidas drásticas a los más pobres? ¿Por qué no se puede hacer un trabajo fino, respetuoso y prolongado de formación –como lo amerita el tema- sobre salud sexual y reproductiva, sin controles ideológicos ni religiosos, tratando de formar adultos?

3. ¿Por qué siempre tomamos los caminos más cortos y fáciles para resolver problemas sociales? Es más fácil y rápido esterilizar 50 mujeres que mejorar sensiblemente la educación formal, la atención primaria en salud, los caminos que faciliten la producción, y un largo, etc. Es más fácil, por ejemplo, hacer represas en los ríos de la Comarca Ngäbe-Buglé –y de paso arrasar con la ecología– que poner energía eléctrica a las comunidades de esa misma comarca, que no la tienen, en un 95%.

Por último, la pregunta del millón: ¿Por qué esterilizan mujeres y no hombres? Porque la realidad demuestra que con o sin histerectomías, la población sigue aumentando y nadie puede asegurar que los esposos de las esterilizadas no van a tener más hijos con “otras señoras”. El porcentaje de madres solteras es escandaloso, luego “la fiebre no está en las sábanas”. ¿Acaso solo las mujeres son las “culpables” de que haya muchos niños?

¿Qué hacer?, diría el inefable Vladimir. Pues lo dicho: que iglesias, gobiernos y toda clase de oenegés y asociaciones nos dediquemos a educar, formar, mejorar la situación social y económica y que luego, decida cada quién qué operación se hace.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código