URBANISMO

Colón, ciudad de oportunidades: Orlando Acosta Patiño

Vuelvo a insistir en el tema de la ciudad de Colón y la oportunidad de una intervención integral, pensada y renovadora. Varios autores afirman que uno de los desafíos más importantes para los próximos años, en el contexto de sociedades globalizadas es eliminar la pobreza y las desigualdades en las ciudades. (Alicia Bárcenas, Evolución de la urbanización en América Latina y el Caribe en la década de los noventa; desafíos y oportunidades. ICE. 2000).

Estudios realizados en México afirman que las personas están cada día más atraídas hacia las ciudades. En ese país, el 80% de la población las habita. Vacíos urbanos: espacio de oportunidad del pasado (Arquine,http://www.arquine.com/blog/vacios-urbanos-espacio-de-oportunidad-del-pasado/). El Foro Mundial de Urbanismo celebrado en la ciudad de Medellín, en abril de este año, planteó el tema de evitar los desalojos como alternativa de desarrollo urbano. Se propuso, en cambio, integrar a los habitantes mediante el mejoramiento de la movilidad urbana, para lograr una mejor articulación de la gente ante lo económico y las oportunidades laborales.

Colón, cuarta ciudad en importancia de Panamá se encuentra encerrada entre los grandes conglomerados portuarios y la vía acuática, arrastrando con ella un parque edilicio vinculado con su historia de puerto, ferrocarril y Canal. Exhibe una de las condiciones de pobreza, violencia y marginalidad ya conocidas y documentadas. Tiene pobre o deficiente cobertura de servicios básicos y una población desempleada, asociada a la delincuencia y marginalidad. Según el último Censo de Población de 2010, en la ciudad viven 42 mil 422 personas. Fuentes de Salud indican que Colón ocupó el primer lugar en prevalencia de VIH en el año 2011, con una tasa de 62.5, seguido de la provincia de Panamá. (http://www.minsa.gob.pa/sites/default/files/publicaciones/situacion_de_salud_panama_2013_0.pdf).

Esta ciudad se comunica mediante la carretera Transístmica, el ferrocarril, un aeropuerto y dos puertos de importancia hemisférica. Cuenta con un importante acervo histórico que se refleja en una excepcional arquitectura. Su centro histórico está protegido por ley, pero bajo la custodia de una debilitada institucionalidad. Es objeto de una declarada intención de intervención, supuestamente integral, por parte del Ejecutivo, que se expresa en la demolición de varias edificaciones dentro del centro histórico y otras en áreas adyacentes.

Colón, dentro de sus 250 hectáreas, posee importantes vacíos urbanos que pueden ser utilizados para reinterpretar su historia y potenciar un proceso de renovación espacial, social y económico. Parafraseando a la revista Arquine, la ciudad tiene una realidad compleja. Vive y se alza sobre un espacio formado a lo largo de su historia, que cada generación ha transformado y construido, según sus necesidades. Experimenta un eterno y constante proceso de cambio, en que los espacios construidos y vacíos le dan vida. Según Arquine, “para comprender las dinámicas que ocurren día a día en ellas, debemos leer el contexto urbano que las rodea, para así lograr interpretar sus espacios de acuerdo a las dinámicas de las personas y lugares que en ellas habitan”.

Demoler la vieja Colón y construir una ciudad fuera de su contexto regional e histórico, es un error. Los mexicanos y los técnicos reunidos en Medellín (Foro Mundial de Urbanismo) concluyeron que lograr un verdadero cambio no implica derrumbar y volver a construir, o peor aún, construir hacia fuera, en la periferia. En lo administrativo, tampoco sería conveniente la intervención de los diputados para cambiar la ley de protección. Recomiendo crear incentivos que animen la rehabilitación de edificios, como se hizo en el Casco Antiguo de la ciudad de Panamá, y evaluar la implementación de la Ley Puerto Libre para generar sinergia y una dinámica económica, con la rehabilitación de lo físico, potenciando lo económico.

En todo el mundo, los especialistas recomiendan suspender el crecimiento horizontal y favorecer el urbanismo, mediante una estrategia del reciclaje que no solo se centre en lo visual, sino que transforme los procesos funcionales y sociales.

Por esto, en lugar de demoler los edificios emblemáticos y pensar en desplazar a la gente que le da vida a la ciudad de Colón, se impone una intervención integral, con una base de consenso social. Solo así se erradicaría la pobreza en esa maravillosa ciudad y se integraría a los procesos de desarrollo. La especulación del suelo urbano y su apropiación por parte de sectores económicos, la convertirían en otra isla Margarita, un gran error estratégico y político. Colón y su gente merecen una oportunidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código