EDUCACIÓN SUPERIOR

Cruzada por la autonomía académica: Argentina Ying

La transformación curricular constituye un compromiso impostergable de la Universidad de Panamá, si queremos mejorar la educación del país. La sociedad panameña, principal acreditador no formal de la universidad, igualmente, demanda de nuestra institución un compromiso con la calidad y pertinencia de la educación de los profesionales que el país necesita.

Para responder a estos compromisos es indispensable contar con la autonomía académica que nos permita elaborar los planes de estudio sin restricciones emitidas por leyes desde la Asamblea Nacional.

La elaboración del perfil del egresado exige un análisis profundo y la conjugación de múltiples factores para obtener como resultante un profesional de calidad, con pertinencia laboral y social; proceso dinámico, en el cual definimos las asignaturas y contenidos necesarios que aseguren la formación del profesional que queremos. Si bien es cierto que los profesionales que el país requiere deben tener una formación integral, humanística, con valores, tolerancia a las diferencias, con identidad nacional, respetuoso de las normas de convivencia social, no es en la universidad en donde adquirirán todo lo mencionado; las competencias básicas se adquieren en la educación preescolar, básica y media. El egresado de la secundaria ya está formado en un 90%, cuando llega al nivel universitario nos toca desarrollar su capacidad de análisis y dotarlo de las competencias genéricas y específicas para su desempeño profesional.

Es importante que tengamos presente que somos parte de un sistema educativo, en el que cada etapa aporta elementos fundamentales para la obtención del producto final; no podemos hacer un análisis del nivel universitario por separado, el enfoque sistémico es fundamental.

Es harto conocido que los resultados de las pruebas de ingreso a la universidad muestran deficiencias en los conocimientos generales en un grupo significativo de estudiantes, ante lo cual a la universidad no le corresponde bajar las exigencias ni asumir el papel atinente a la educación media; los estudiantes que no llenan los requisitos de los conocimientos básicos en historia, geografía, ecología, español, matemáticas e inglés deberían hacer un preuniversitario para llenar los vacíos que tienen, en tanto se trabaja en la transformación de la educación media. Resulta injusto que aquel estudiante que tiene estos conocimientos deba cursar asignaturas en las que es poco lo nuevo que aprenderá.

Un currículo integrador tendrá asignaturas electivas y ejes transversales para fortalecer la formación del profesional con ética, valores, conocimiento de su historia, compromiso con el ambiente, además de un fuerte componente de aprendizaje a través de la investigación.

En la Facultad de Medicina contamos con los mejores estudiantes del país, los que en su mayoría ya tienen estos conocimientos, por lo que resulta injusto que se les obligue a dar asignaturas cuyos contenidos aportan poco a la construcción de nuevos saberes.

Es posible que la propuesta de eliminar algunas de estas asignaturas tenga un efecto negativo en colegas que se sientan amenazados por la pérdida de horas que esto representaría; no obstante, la transformación curricular exige que pongamos los intereses del país por encima de nuestros intereses personales. Estas horas bien podrían estar en el nivel preuniversitario o en cursos para docentes que imparten clases en secundaria.

Resulta difícil llenar las expectativas que tiene la sociedad, si por ley estamos obligados a impartir asignaturas de nivel medio, sacrificando, en ocasiones, contenidos de asignaturas fundamentales para el profesional que queremos formar; aparte de que debemos cumplir con las normas curriculares que limitan el número de créditos de acuerdo al nivel de enseñanza.

Las carreras de nutrición, tecnología médica y medicina en universidades como la Unam, Antioquia, Costa Rica, Chile, Argentina, Sao Paulo, por mencionar algunas, no tienen el porcentaje de asignaturas “culturales” que tiene nuestro plan de estudio. Por la importancia del tema, exhorto a los universitarios a discutir esta problemática, y a evaluar el impacto que han tenido estas leyes en la formación del profesional universitario, y que, independientemente de su resultado, hagamos una cruzada por la autonomía académica.

A los señores diputados, les digo que la universidad requiere de autonomía académica para formar a los profesionales que el país necesita. Deroguemos esas leyes que nos ponen una camisa de fuerza para desarrollar la transformación curricular que realmente el país demanda. Que el currículo se haga en la universidad, no desde la Asamblea.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código