PROPIEDADES

¿Derechos posesorios?: Francisco Bustamante

Hace años un cliente del Banco Nacional, a quien yo atendía, me ofreció en su condición de Director de Reforma Agraria de ese entonces que me cedía 100 hectáreas en áreas de playa, mediante derechos posesorios. Yo solo tenía que pagar 100 dólares por hectárea, para efectos de medición, registros, etc. Mi cliente tenía un préstamo bien otorgado, pagaba regularmente y no me pedía ni debía nada a título personal. No acepté, a pesar de que la tentación me quitó el sueño, por varias razones: no era ético, vulneraba el derecho de gente que realmente necesitaba esa protección, porque vivía en esos terrenos, y me exponía a presiones de mi cliente, si me pedía un favor y me comprometía.

Le he contado esto a algunos amigos. Algunos me acusan de haber jugado muerto. No jugué vivo. Me pasé de pen... Te digo la verdad: no me arrepiento. Mi conciencia está tranquila, aunque no tenga esas tierras o los dineros que hoy valen.

Hace algún tiempo escuché que cuando se creó el Registro Público se autorizó que todas las personas que tuvieran derechos sobre tierras, las declararan y las registraran. Un patricio, tronco de honorable familia, se dedicó a titular tierras. Hasta que llegó a Bugaba, si no me equivoco, en donde un agricultor, machete en mano, le dijo a los agrimensores: “que venga ese señor a tomar mi tierra y le bajo la cabeza”. Hasta ahí llegó el intento de titular arteramente tierras ajenas.

In illo tempore, los hijos mayores heredaban las tierras. Así se mantenía la unidad de los patrimonios. ¿Los hijos menores? Hidalgos, a ver qué hacían con sus vidas. Sacerdocio o soldados eran sus opciones. En México hubo una revolución agrarista. Se crearon los ejidos familiares. Pero con el tiempo las familias crecían y, en lugar de ejidos, al dividirse la tierra entre los descendientes, del minifundio pasaron al surcofundio.

En Panamá los derechos posesorios reconocían la dedicación de la gente aun pedazo de tierra de la que derivaban su sustento, su lugar de vivienda, su lugar de nacimiento, etc. Es bueno que la sociedad respete esos derechos. Es bueno que se les otorgue a los agricultores la titularidad que les permite ser sujetos de créditos.

Que les da seguridad para vivir sin que nadie los expulse de esos lares. Lo contrario es mantener latente posibilidades de tensiones sociales vinculadas a la posesión de la tierra.

Pero es una falta de respeto a nuestra inteligencia que se otorguen derechos para que la gente venda esas tierras fraccionadas, en lotes de cinco hectáreas, o menos, a unos pocos que acumulan propiedades a orillas de playas, valles o ríos. Los campesinos que abandonan el campo, porque hay un boom inmobiliario que les permite emplearse como obreros, cuando termine esa bonanza corta, no tendrán lugares a donde volver y se quedarán construyendo cinturones de pobreza en las ciudades, mientras florecen resorts, hoteles y sitios turísticos, en donde una vez hubo modestas rancherías campesinas o de pescadores...

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código