IRRESPETO A LAS INSTITUCIONES

Destapando la caja de Pandora: Roberto Christian Cerrud Rodríguez

Sospechas que tu país se encuentra en problemas, cuando el ministro de Seguridad sale en CNN en Español para decirle al mundo que “no se está viviendo una crisis institucional”. Confirmas que tu patria está en serios aprietos, cuando el Presidente convoca a una cadena nacional, generando gran expectativa por parte de la ciudadanía, que espera del jefe de gobierno explicaciones que brinden sosiego ante la percepción generalizada de inestabilidad política; en lugar de ello, lo que recibe de parte del excelentísimo es la lectura de una repetitiva lista de promesas de campaña (de las cuales muchas aún no se concretan) que culmina con la invocación del mantra oficial, “sigo caminando en los zapatos del pueblo”.

Esta fue la consecuencia de los bochornosos hechos de la semana pasada, cuando, luego de 26 meses, la Alianza por el Cambio llegó a su fin. El dichoso peñón de Gibraltar demostró no ser más que un castillo de naipes que sucumbió ante la impetuosidad de intereses personales y de ambiciones políticas contrapuestas. Vimos cómo el Presidente de la República solicitó la renuncia del canciller (que solo se enteró de ello cuando leyó dicha declaración en un medio local), cómo esa solicitud de renuncia se convirtió en una destitución y cómo, en tiempo récord, la misma fue publicada en Gaceta Oficial.

Ese día vivimos el verdadero poder de las redes sociales, útiles para exponer al mundo aquello que los poderosos nunca pretendían hacer de conocimiento público; sendas acusaciones fueron lanzadas (todas en menos de 140 caracteres), tan serias y perjudiciales para el buen funcionamiento de la República, que en un país con verdadera división de poderes ya hubiesen sido el detonante para la impugnación de los involucrados, ya sea por haber incurrido en actos indebidos, o por complicidad al encubrirlos por más de dos años.

Vimos cómo un personaje del pasado resurgió de entre las sombras para hacer denuncias en contra del jefe del Ejecutivo, trayendo a colación, incluso, al tristemente célebre ciudadano panameño arrestado en México por un caso relacionado con sustancias ilícitas. Mientras, los panameños vemos, con indignación, cómo las denuncias quedan solo en los medios

¿Por qué el Ministerio Público no investiga? ¿Por qué la Asamblea Nacional no cita a los funcionarios involucrados e indaga al respecto? ¿Es que acaso el Estado solo funciona cuando se trata de cobrarnos impuestos?

No suficiente con todo esto, el partido que fue defenestrado de la alianza argumenta que, a partir de ahora, serán oposición y señalarán lo malo que haga este gobierno; como si antes todo hubiese sido bueno. ¿Acaso fue bueno que asfixiaran a la clase media subiendo los impuestos? ¿Acaso fue bueno que se utilizaran fondos públicos para desarrollar un sistema clientelar del cual ahora resultan ellos mismos víctimas?

La recién estrenada oposición que ahora se rasga las vestiduras en supuesta defensa del orden constitucional ¿cuándo se opuso a la manera, constitucionalmente dudosa, como se expulsó a Ana Matilde Gómez de la Procuraduría? ¿Dónde estuvo cuando se le devolvió la ciudadanía, de manera retroactiva y cuestionable, al candidato ganador de la contienda por la comuna capitalina?

El gran perdedor en todo este show es el pueblo panameño, que confirma las sospechas que ha albergado durante muchos años. El orden democrático republicano se ha corrompido en un instrumento de expolio, utilizado por los políticos de turno para su beneficio personal. Esta realidad les abre la puerta al poder político a aquellos que prometen el cielo sobre la tierra y que terminan por convertir a ciudadanos en esclavos.

Si esto llega a pasar, esta administración, que ha hecho del irrespeto a las instituciones republicanas su marca particular, será una de las principales responsables. Bien podrían ser recordados como los Kerensky panameños.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código