PARTIDO PANAMEÑISTA

Dinastía degradante: Jorge Gamboa Arosemena

Dinastía degradante: Jorge Gamboa Arosemena Dinastía degradante: Jorge Gamboa Arosemena
Dinastía degradante: Jorge Gamboa Arosemena

Por dinastía se entiende una condición familiar en la que sus integrantes se perpetúan en el poder. En el caso que nos ocupa, es el poder político, y en Panamá para tener poder político en las decisiones del Estado hay una precondición: pertenecer a clanes adinerados.

En el Partido Panameñista se está dando una sucesión dinástica, ya que Juan Carlos Varela le pasará el cetro a su hermano José Luis Varela. No obstante, con 113 años de supuesta vida republicana en Panamá, esta no es la primera dinastía. Décadas atrás existió lo que llamaban el clan Chona (Chiari, Orillac, Navarro y Arango), que estaba en o cerca del poder político.

El varelismo ha dominado el Partido Panameñista en los últimos 10 años. Hoy estamos abocados a la renovación de las dirigencias formales, porque de eso no pasan. La dirigencia real es la que usa el matraqueo del tráfico de influencias y el clientelismo, con discursos demagógicos, que pueden sonar bien, pero sin mayor contenido real de búsqueda del bien común.

El varelismo, en su génesis, se alió primero con Alberto Vallarino en las primarias de 1998, porque hacía mejor química por sus intereses de clase, que con Mireya Moscoso. Perdió la primaria en 1998 y montó tolda aparte. Moscoso ganó la presidencia y hubo reconciliación, lo que permitió que el matraqueo del mejor esgrimista de esta técnica, no ética, lograra tener presidente en la Asamblea Nacional y ratificar otros nombramientos, a pesar de que la bancada panameñista era minoritaria.

El desgaste del gobierno Moscoso arrastró a José Miguel Alemán a una aparatosa derrota, lo que obligó a Moscoso a hacer una transición lo menos traumática para salir de la presidencia del partido. Así surgió la corriente de Ameglio que, aliada con Moscoso, tomó las riendas del partido por poco más de un año, para la renovación de la dirigencia en 2006.

Desde ese año, el varelismo conquistó la dirigencia del partido y creía que se encaminaba al poder en 2009. Pero apareció el hoy fugitivo de Miami, que lo sumó, con el pretexto de que lo apoyaría para presidente en 2014. El varelismo cumplió y le sirvió a Martinelli, pelechando del poder compartido, con infinidad de situaciones censurables que pueden configurarse en delitos. Y como el poder inescrupuloso vuelve loco a los que se exponen a él, Martinelli hizo lo que es normal entre estos especímenes: incumplió su pacto.

Toda esta reseña es para que veamos de dónde viene la dinastía que ahora hará su relevo a la cabeza, de Juan Carlos pasará a José Luis. El proceso electoral panameñista no ha sido democrático; el Comité de Elecciones es de allegados sin independencia; la campaña para elegir a convencionales es manipulada por los que quieren ganar escalones ante la dinastía varelista, con apoyo de los recursos del Estado. No satisfechos con tener todo amarrado, a los convencionales los llevarán a elecciones de dignatarios con listas, mal llamadas nóminas, aunque esta figura no existe en el estatuto partidario, pero es forma fácil para que el votante, poco o nada formado políticamente, no se equivoque y vote por todos los de la lista aupada por el varelismo. Y el Tribunal Electoral, en silencio cómplice.

Un grupo de panameñistas, con independencia de criterio (entre los que me incluyo) ha salido al paso, sin más pretensión de dejar sembrada una semilla para que, en un futuro no lejano, esta germine como democracia. No solo a lo interno del panameñismo y de todos los partidos –que ninguno es democrático–, sino que germine principalmente en un Panamá que debiera ser un oasis de bienestar común por las condiciones especiales que siempre ha tenido por su geoestratégica posición.

El partido ha estado secuestrado 10 años, sin vida partidaria y sin poder incidir en el desarrollo del Estado, que ha quedado al servicio de grupos económicos, de los que la dinastía varelista es parte. “Panamá para los panameños”, “en función de los más pobres”, son frases que sintetizan la doctrina panameñista, pero han pasado al olvido, como también una posición antimilitarista del panameñismo.

Hoy nos invaden, sin política definida, inmigrantes que enredan la vida del panameño. El gobierno trabaja con los ricos, por los ricos y para los ricos, esto se evidencia en los negocios para los amigos y en la degradada salud pública y educación, el costo de la vida, la inseguridad y el transporte masivo, cuyas deficiencias espolean a los sectores populares. Y no se diga de las proclividades de la dinastía por los milicos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

LEGADO Muere Malcolm Young, cofundador de AC/DC

El guitarrista escocés Malcolm Young.
Tomado de acdc.com/Phillip Morris

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

ACCIDENTE Encuentran cuerpo del piloto panameño que se estrelló en Honduras

La aeronave se estrelló en una zona montañosa en Honduras. La aeronave se estrelló en una zona montañosa en Honduras.
La aeronave se estrelló en una zona montañosa en Honduras. Tomado de La Prensa de Honduras

Los bomberos de Honduras recuperaron este domingo 19 de noviembre el cuerpo sin vida del panameño Carlos Aizpurúa, piloto de ...

TRAYECTORIA Muere a los 85 años la leyenda de la música country Mel Tillis

Mel Tillis. Mel Tillis.
Mel Tillis. AFP

El famoso cantante de música country Mel Tillis, conocido por temas como como I Ain't Never y Coca-Cola Cowboy, falleció el ...

SATÉLITE Argentina, insegura sobre si señales eran de submarino perdido

El domingo la Base de la Armada en Mar del Plata convertida en centro de operaciones, amaneció con carteles pegados a la cerca en apoyo a los tripulantes de ARA San Juan. El domingo la Base de la Armada en Mar del Plata convertida en centro de operaciones, amaneció con carteles pegados a la cerca en apoyo a los tripulantes de ARA San Juan.
El domingo la Base de la Armada en Mar del Plata convertida en centro de operaciones, amaneció con carteles pegados a la cerca en apoyo a los tripulantes de ARA San Juan. AP

La Armada Argentina no pudo confirmar el domingo si las siete llamadas satelitales de la víspera provinieron del submarino ...