NORMAS INTERNACIONALES

Diplomacia, prudencia y firmeza: Roberto Montañez

La Carta de la ONU consigna los derechos y obligaciones de los Estados miembros, desde la igualdad soberana hasta la prohibición del empleo de la fuerza en sus relaciones internacionales, indicando que los mismos deben abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado.

Con el mismo tenor, la Carta de Derechos y Deberes de los Estados establece que tienen derecho a ejercer libremente soberanía plena y permanente, en la posesión, uso y disposición de su riqueza, recursos naturales y actividades económicas.

Además enfatiza que: “Ningún Estado podrá emplear medidas económicas, políticas o de ninguna otra índole, ni fomentar el empleo de tales medidas, con objeto de coaccionar a otro Estado para obtener de él la subordinación del ejercicio de sus derechos soberanos”.

En el ámbito internacional, Francia reconoce formalmente las normas de derecho público internacional tal como se infiere del artículo 55 de su Constitución, por lo que no puede esperarse menos de un miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Sin embargo, las precipitadas advertencias del presidente francés y de su ministra de presupuesto y cuentas públicas cuestionando la transparencia fiscal de Panamá bajo la amenaza de aislarle de la comunidad internacional, desconocen la efectividad de los convenios firmados por su Ejecutivo al reservarse medidas represivas que son inaceptables y que no se compadecen con las relaciones contemporáneas que comparten ambos países.

La diplomacia del Quai d´Orsay tiene sus tradiciones: la disponibilidad permanente y el sentido de continuidad del Estado. Sin embargo, durante el último año la secretaria de Asuntos Exteriores tuvo que renunciar ante la presión de la opinión pública por actividades incompatibles con su cargo, incluso, el propio Presidente, con sus declaraciones indiscretas hacia otros gobernantes africanos e israelí, creo situaciones incómodas.

El 22 de febrero un grupo de diplomáticos franceses, autodenominado Marly, en una columna publicada en Le Monde criticaron la política exterior del presidente, Nicolás Sarkozy, a quien acusaron de reaccionar impulsivamente, comportarse como un aficionado y perseguir la atención mediática. “Sarkozy no ha prestado atención a los informes elaborados por los servicios diplomáticos y no obedece una política exterior basada en la coherencia, la eficacia y la discreción. Nuestra política exterior está situada bajo el signo de la improvisación y de los sucesivos impulsos que, a menudo, se explican con base a consideraciones de política interior. La voz de Francia ha desaparecido en el mundo”, denunciaba el colectivo de diplomáticos, a lo que no tenemos mayores comentarios.

Más allá de este impasse diplomático con Francia, se debe valorar en su verdadera dimensión la importancia de las relaciones en el orden diplomático, en las que no pueden soslayarse las normas y protocolos vigentes. La diplomacia es un arte de lo posible, que expone la hostilidad con cortesía, la indiferencia con interés, las buenas intenciones ante la desconfianza y la amistad con prudencia.

Cuando ocurren situaciones como la comentada y que tienen efectos en las relaciones de ambos países, es necesario recomponer el escenario diplomático existente, absteniéndose de dar declaraciones que puedan agravar el desacuerdo, reduciendo la retórica actuando con prudencia, racionalidad negociadora y firmeza, mientras se da un espacio a la diplomacia preventiva para que haga su trabajo.

Lo ocurrido con Francia no es un hecho insignificante, ambos países están atravesando momentos delicados y trascendentales en sus relaciones, en las que se comparten intereses políticos y económicos, pero la diplomacia con sus reglas de cortesía puede armonizar los principios con los intereses y, en estas circunstancias es natural que ambas cancillerías se esfuercen en delinear estrategias a las exigencias de este desacuerdo, haciendo valer el respeto mutuo para situar en un plano armonioso sus tradicionales relaciones.

La salida diplomática del Gobierno francés de esperar a la ratificación de su Parlamento del tratado de doble imposición demuestra la certeza que se tuvo con la aplicación de la ley de retorsión, no obstante, la política exterior precisa de mayores consensos internos para enfrentar los retos actuales, potenciando por un lado las relaciones armoniosas a nivel multilateral y bilateral, y por el otro demandando respeto mutuo como miembro de la comunidad internacional.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Los resultados de los laboratorios de sustancias controladas reflejaron que los 221 paquetes estaban compuestos de 259.14 kilos de cocaína.
Cortesía/Ministerio Público

TRÁFICO INTERNACIONAL DE DROGAS Detención provisional para extranjeros tras el decomiso de cocaína

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código