MISIÓN EDUCATIVA Y FORJADORA

Docencia y espíritu universitario: Eric Santamaría Vallejos

“Veritas liberabit vos”, “Confingere Hominem Cogitantem”, “Quod natura non dat, Salmantica non præstat”, “Ex Umbra in Solem” y “Hacia la luz”, han sido desde hace muchos lustros, lemas de universidades que merecen reconocimiento y debido posicionamiento. Con cada uno de estos lemas nos aproximamos al sentido espiritual de la docencia y convergen en la ecología institucional. Es decir, cualidades en términos de habilidades cognitivas y valorativas que posibilitan los procesos que dan sentido a la visión, misión y objetivos.

Una definición conceptual lo más cercana al espíritu de la docencia universitaria sería que: “Es el conjunto de valores intelectuales”. Es el leimotiv de esa comunidad universitaria, con una ética intelectual que se ramifica en una cultura de valores e ideales que dan los motivos para las diversas acciones del ser humano, en función de hábitos intelectuales adquiridos a través de la gestión y producción cotidiana y mediante la convivencia y voluntad consciente que logra conductas positivas a ciertas actitudes. Si bien es cierto que los claustros universitarios orientan los propósitos de las cosas humanas, no es menos cierto que cada uno afina sus ideales y busca ampliar un cosmos que forje ideales altruistas y noblemente ávidos. Para ello, el espíritu de la docencia que desarrolla y proveen las universidades, a través de acciones mediadoras de hábitos intelectuales, debe diferenciar entre los que se adquieren mediante la coordinación de procesos intelectuales y la voluntad versus los que son frutos de talentos innatos o naturales.

La inteligencia tras un proceso disciplinado en búsqueda de la verdad, logra respuestas o explicaciones a situaciones del entorno humano, y tras analizar los resultados, encuentra posibles respuestas a la verdad. Esto genera satisfacción y, en consecuencia, modificaciones conscientes de las conductas previas por otras que se comparten con los demás.

En el verdadero sentido del espíritu de la docencia universitaria el compromiso a la verdad se constituye como la disposición de la voluntad para emprender las vías hacia esta, traslucido en conocimientos relevantes de las cosas humanas, tal como son y deben ser. Por esto se hace prescindible la recuperación de algunos perfiles que pueden ser analizados en su debida condición. Enuncio algunos: ideales o hábitos intelectuales que se promueven mediante el comportamiento positivo, forjación de ideales altruistas, verdad como misión principal, disciplina hacia el estudio, reflexión, experimentación, verificación, reformulación y democratización de esa nueva verdad; construcción de verdades, como resultado de las experiencias personales, en contraste con las verdades de nuestra conciencia moral sobre acciones buenas o desacertadas y, luego, las verdades de cada disciplina científica en consonancia con las metafísicas y religiosas. En fin, la búsqueda de “inteligencia significativa”, por cuanto permite recurrir a todos sus fundamentos, e “inteligencia relevantes”, por los niveles de transferencias, aplicabilidad en contextos específicos. El espíritu de la docencia, reflejado en cada lema universitario, es la marca intelectual y cultural de una verdadera universidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código