RECURSOS INTANGIBLES

Economía y cultura, de la escasez a la abundancia: Gerardo D. Neugovsen

Para muchos de nosotros, desde pequeños el mensaje familiar fue: “De la cultura no se puede vivir. Estudia una profesión con la que ganes dinero y luego haz lo que te gusta”. Así crecimos con la incómoda convicción de que debíamos dedicar nuestras vidas a “algo que sea útil” y rentable...

Hoy leemos en la prensa internacional que Google iguala a ExxonMobil, la petrolera, como la segunda empresa más grande en Wall Street. ¿Acaso los contenidos intangibles que circulan por internet son tanto o más valiosos económicamente que el petróleo?

Peter Drucker, gurú del management empresarial de la década de 1990, anunciaba la llegada de la era del conocimiento, como una fase superadora de la era industrial. La economía se habría de basar en intangibles relacionados con la creatividad, la innovación y el conocimiento, decía. Y la cultura es parte integral de estas dimensiones. No por nada prestigiosas instancias como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Unión Europea, las Naciones Unidas (Unctad, Unesco) y los ministerios y secretarías de cultura de una gran mayoría de países han medido que el sector de las industrias culturales y creativas genera más del 7% del PBI mundial. Y no por nada la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) decidió, en 2013, incluir en las mediciones del PBI nacional a los recursos intangibles, en su mayoría vinculados con el sector cultural y creativo.

Al hacer esto, la FED estaría declarando que uno de los pilares del modelo económico dominante es cuestionado en su raíz más íntima: la trilogía capital-tierra-trabajo está siendo desplazada por una nueva tetralogía: creatividad-conocimiento-cultura-innovación. La lógica de la escasez fundamentada en el agotamiento y finitud de los recursos tangibles daría lugar a la lógica de la abundancia, dado que los recursos intangibles son infinitos, inagotables y no son depredadores del hábitat natural. Google, comerciando con intangibles que igualan y superan a ExxonMobil en Wall Street, confirma estos escenarios. Relevantes especialistas internacionales han definido ya nuevos modelos de desarrollo sobre estas premisas, como la economía creativa, la economía naranja y el modelo de desarrollo a escala humana.

¿Qué nos indica todo esto? Que en muchos países el sector de la cultura es considerado como estratégico del desarrollo, no solo por su impacto directo en la economía, sino por su capacidad de generar empleo y dinamizar actividades e industrias conexas. Se crea así un gigantesco ecosistema productivo en el que intervienen los creativos y artistas, el sector gastronómico y turístico, los medios masivos de comunicación, múltiples industrias que proveen equipamientos e insumos, los medios de comunicación, las imprentas así como las tiendas de ropa, los salones de belleza, el transporte, la hotelería y hasta los “biencuidaos” y las nanas. Y la instancia que decididamente obtiene importantes beneficios es el Estado nacional, dado que casi todas las actividades mencionadas –puestas en acción gracias a la actividad cultural– tributan ITBMS, cargas sociales y otros impuestos que engrosan las arcas públicas.

El Observatorio de Industrias Creativas de Buenos Aires, por ejemplo, ha demostrado que por cada 4 pesos que invierte el Estado en la cultura, obtiene un retorno de 10 pesos a cambio. Pero hay más: junto a fortalecer los procesos productivos, la cultura genera inclusión, pacificación social y pertenencia, claves para construir una sociedad sana y con visión inclusiva de futuro.

¿Qué significa esto para Panamá? Este país ocupa un lugar estratégico en el mundo y puede convertirse en el hub cultural de las Américas, comenzando en el plano regional. Para eso todos los actores involucrados deben compartir una visión común en cuanto a las posibilidades que genera el fortalecimiento de este sector, tanto a través de políticas culturales desde el Estado, así como en la oferta de capacitación y formación profesional, y de los estímulos al desarrollo de las actividades a través de las micro, pequeñas y medianas empresas.

El 11, 12 y 13 de abril se organizará el Primer Encuentro Internacional de Cultura y Economía, en Panamá, con la participación de reconocidos especialistas de Europa y de Latinoamérica. Ellos compartirán con el público cómo han hecho en sus respectivos países para convertir a la cultura y sus aliados en dinamizadores centrales de la economía y el desarrollo.

En el siglo XXI, la cultura, la creatividad y la innovación son commodities que ya cotizan en la bolsa. Son los nuevos motores de la economía mundial. Es hora de que Panamá ocupe un lugar de liderazgo en la región.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código