MENTALIDAD CURRICULAR

Educación de bolsillo: Alberto Valdés Tola

Estos resumidos panfletillos pretenden sintetizar las ideas y premisas de autores, descubrimientos científicos y argumentos filosóficos, en un librillo básico conciso y directo, cuyo único fin es su utilidad pragmática y momentánea en la existencia de los híper-lectores interesados.

De igual manera, la educación en Panamá muestra y ha mostrado por mucho tiempo un matiz análogo, en el que la academia básica y superior se vislumbran como recetarios desvinculantes de temas e ideas inconclusas. Así, el modelo educativo que ha imperado ha sido el del utilitarismo de bolsillo, en el que no se nutre a la población de insumos para el desarrollo de sus potenciales, capacidades y competencias académicas, profesionales, humanas y espirituales, sino tan solo reina la lógica estratégica del momento.

En el que no se enseña para aprender, internalizar o empoderar a los estudiantes en cuanto a habilidades y destrezas (operativas y sustantivas); sino tan solo se pretende implementar la mentalidad curricular, en donde las asignaturas y proyectos académicos surgen y envejecen al tiempo que los paradigmas educativos van cambiando mundialmente.

En la antigua Grecia, según los más entendidos en historia, la educación se fundaba en tres pilares cronológicamente determinados. En la etapa de la infancia se procuraba la enseñanza de las artes como un vehículo sensibilizador del alma y la belleza.

En la etapa que hoy podemos denominar adolescencia, se alentaba la gimnasia y los deportes de corte competitivo en miras a desarrollar el cuerpo y el dominio de sí mismo.

En la última etapa, la filosofía imponía el ejercicio del pensamiento abstracto y complejo, problematizando la existencia al tiempo que pretendía conocer y resolver algunos temas, lo que implicaba el desarrollo de las ideas, la creatividad y la moral.

Por ende, el modelo educativo griego basado en las artes, los deportes y la filosofía, a diferencia del nuestro, iban en miras de constituir a un ciudadano funcional y dinámico, capaz de afrontar decisiones difíciles con un acervo de conocimiento integral, actualizado y operativo. De esta manera, no es difícil deducir que el concepto educativo griego no es el producto de una moda o de intereses foráneos, sino de la demanda socio-existencial que tenía su sociedad.

Este ejemplo contrasta poderosamente con nuestro modelo educativo de bolsillo, que pretende hacernos partícipes superficiales de todos los saberes humanos. Así, algunos pretenden mantener la misma estructura curricular anacrónica y moribunda, otros adoptar los embates internacionales con nuevas reformas curriculares.

No obstante, de lo que se trata no debería tan solo ser del cambio curricular, sino del concepto de educación que tenemos, el cual nos transforma, hoy por hoy, en hombres y mujeres unidimensionales, acríticos y con poca capacidad de generar cambios en nuestra sociedad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código