MERCADO LABORAL

Educación para el empleo: René Quevedo

McKinsey & Company publicó hace poco un informe titulado: Educación para el empleo, cómo diseñar un sistema que funcione, en el que hace un amplio análisis de la empleabilidad juvenil y la educación mundial. Además plantea que “si los jóvenes que han trabajado duro para graduarse de la escuela y la universidad no pueden conseguir empleos decentes, y el sentido de respeto que viene con ello, la sociedad tendrá que prepararse para los brotes de cólera, incluso, para la violencia. La evidencia está en las protestas que se han producido recientemente en Chile, Egipto, Grecia, Italia, Sudáfrica, España y Estados Unidos [por nombrar solo unos pocos países]”.

El informe saca varias conclusiones: Los empleadores, los proveedores de educación y los jóvenes viven en universos paralelos; la educación para el empleo está llena de obstáculos; el sistema de educación para el trabajo falla para la mayoría de los empleadores y de los jóvenes; alrededor del mundo, los programas innovadores y efectivos tienen elementos importantes en común; construir un sistema eficiente de educación para el trabajo requiere nuevos incentivos y estructuras, y las soluciones de formación para el empleo necesitan escalarse.

En octubre 2013, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico publicó el estudio: Invertir en la Juventud: Brasil, que hace tres recomendaciones: Asegurar que todos los que salen de la escuela tengan las habilidades que requiere el mercado laboral; crear condiciones más favorables para que los empresarios contraten e inviertan en los jóvenes, y ayudar a que estos encuentren y mantengan empleos de calidad.

Panamá vive la paradoja de tener pujante bonanza económica, pero dramática reducción de la participación juvenil en la expansión del empleo. Entre 2004 y 2009, el 31% de las nuevas plazas agregadas a la economía beneficiaron a la población de 15 a 29 años, porcentaje que bajó a 1.5% entre 2009 y 2012. De la población ocupada, entre agosto de 2012 y marzo 2013 (33 mil 104 empleos), el 60% era joven. Entre enero y septiembre 2013, el Ministerio de Trabajo tramitó 205 mil 446 contratos laborales (71% temporales). Como se ve, no hay un problema de disponibilidad, sino de sostenibilidad.

Nueve de cada 10 puestos formales requieren 10 o más años de educación, en una fuerza laboral con una media de 40 años de edad y 11.4 de escolaridad. Las universidades gradúan cerca de 22 mil profesionales por año, mientras que entre 2007 y 2012 la matrícula del Inadeh sumaba 749 mil 915 panameños, incluyendo a más de 300 mil menores de 30 años. De estos, poco menos de 37 mil encontraron empleo estable. Sin embargo, hay un agudo déficit de personal técnico calificado. Nathan Associates, en su informe de abril 2012 a la Autoridad del Canal de Panamá, sobre el impacto de la ampliación, sugiere que en el período 2013-2025 entre el 28% y 45% de los nuevos empleos requerirán mano de obra importada. Hoy, el 95% de los jóvenes de escasos recursos que termina la secundaria no ingresa a la universidad y prueba suerte en el mercado de trabajo, pero con dificultad logra un empleo temporal. Hay que insistir en la formación vocacional y técnica, focalizar la educación en función de la inserción laboral y la inclusión social sostenible. El riesgo de no hacerlo es impredecible y potencialmente explosivo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código