EDUCACIÓN

Empoderar a los padres de familia: Robin Rovira Cedeño

Se dice que en vez de darle a la gente el pescado, hay que enseñarle a pescar. En este orden de ideas, también podemos decir que en vez de que sean los maestros los que eduquen a los niños, hay que enseñarles a los padres y madres a educarlos. Y es que muchos progenitores no asumen esa responsabilidad porque piensan que educar a los niños es llenarle la cabeza de datos e información.

El problema surge a raíz del origen del término. Leí que: “etimológicamente, la palabra educación procede del latín educare, que significa criar, nutrir o alimentar, y de exducere que equivale a sacar, extraer”. ¿Qué cosa? Lo mejor de cada uno, desde adentro hacia afuera (valores y virtudes como la fortaleza, la voluntad, el autodominio, generosidad, perseverancia y demás).

Según la lectura, “esta doble etimología ha dado nacimiento a dos acepciones que resultan opuestas. Si se acepta la primera, la educación es un proceso de alimentación o de acrecentamiento que se ejerce desde afuera. Si, en cambio, se adopta la segunda, ya no se trata de una crianza o de una alimentación mediante la presión externa, sino de una conducción, de un encausamiento de disposiciones existentes en el sujeto que se educa. Los dos sentidos que esas raíces etimológicas sustentan han recibido, respectivamente, la calificación acrecentamiento (educare) y de crecimiento (exducere) y constituyen los conceptos centrales de dos ideas distintas de la educación”.

Una cosa es la educación y otra la preparación académica. Sin desmeritar el papel del maestro o el profesor, la educación es algo que se aprende en el hogar, porque los padres y las madres tienen la responsabilidad de sacar o extraer lo mejor de cada uno de sus hijos, no de llenarle la cabeza de datos o información. Cederle esa responsabilidad al docente es aceptar la idea de que la institución llamada “familia” ha fracasado, y ningún gobierno debe asumir una actitud derrotista en este sentido. Sería inconstitucional, toda vez que nuestra carta magna en su artículo 59 señala: “El Estado creará un organismo destinado a proteger la familia con el fin de promover la paternidad y la maternidad responsables mediante la educación familiar”.

En vez de prestar oído a aquellos que propugnan la paternidad y maternidad cómoda, por no decir irresponsable, al aupar que la educación de los niños quede en manos de maestros y profesores, sobre todo en temas tan delicados como la educación sexual. Se debe perfeccionar más bien la llamada “Escuela para Padres” y que incluya entre su temario la educación sexual, para dotarlos de las herramientas para pescar (educar) a sus hijos.

Hay que delimitar la función de los docentes para no tener esa tendencia de verlos como la divina pomada que curará todos nuestros males sociales, tales como embarazos precoces, pandillerismo, etc.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código