OPINIÓN PÚBLICA

Encuestas, ¿realidad o percepción?: Iván Samaniego

La investigación neurocientífica coincide en concluir que la realidad es una construcción del cerebro, esto es coherente con el argumento epistemológico que dice que lo observado es inseparable del observador y, por tanto, la realidad puede ser relativa.

Ni siquiera el discurso científico puede escapar de este argumento, aunque se trate en todo caso del discurso más preciso cuyo fin es la verdad objetiva.

En las pasadas elecciones un fenómeno que se dio fue la equivocación de todas las encuestas en la predicción del que ganaría las elecciones presidenciales, suceso que produjo toda una serie de reacciones que incluso llevaron a cuestionar sobre la posible manipulación de estas.

Pero, a pesar de que su credibilidad disminuýó, las encuestas siguen siendo un instrumento de referencia para muchos medios de comunicación locales.

Y es que en Panamá, cuando se trata de investigación, uno de los recursos más usados, sino el único, son los sondeos de opinión que muchas veces son utilizados por algunos medios de comunicación como sinónimo de realidad cuando se trata de recolección de percepciones y opiniones de la gente en un momento determinado.

De los instrumentos de investigación en ciencias sociales, las encuestas son los más limitados, su fiabilidad es cuestionable, su capacidad de predicción limitada, como lo plantea Myers (2010), las encuestas no predicen quién ganará las elecciones de manera literal, solamente describen la opinión pública en el momento en que se realizan, y esta puede cambiar.

Como las encuestas se siguen utilizando como modos de referencia sobre la percepción del panameño común y corriente sobre múltiples temas y problemáticas sociales, y en algunos casos los periodistas las utilizan como mecanismos para conocer la realidad tal cual como si fuera una especie de fotografía, cabe preguntarse sobre la precisión de estos instrumentos que marcan tendencias que podrían estar sesgadas. Las preguntas obvias serían: ¿Qué tipo de muestreo utilizan?, ¿cómo seleccionan a los encuestados?, ¿son muestras representativas de la población total?, ¿cómo elaboran el orden de las preguntas, las opciones de las respuestas y la redacción de las preguntas? Pues, cualquier investigador científico de la conducta humana debe conocer la influencia que todos estos elementos pueden producir en los resultados, y a eso se le llama sesgo.

Hay fenómenos que no deberían ser medidos por este tipo de instrumentos. Por ejemplo, para investigar si la canasta básica disminuyó, algunos medios pagan encuestas que preguntan en la calle a la gente: ¿Usted siente, piensa o cree que la canasta básica bajó?

No se les ocurre que la forma más inteligente de investigar dicho tema es ir directo al grano realizando un pretest o un registro de los precios de la canasta básica a una muestra aleatoria minisúper y supermercados que representen estadísticamente al universo o población total antes de que se aplicara la medida, y después de unos meses, un postest o registro posterior bajo las mismas condiciones a igual muestra para determinar si hubo o no disminución.

Aun así, el tema es más complejo. En una investigación realizada por estudiantes de la Universidad Latina de Panamá, se encuestó a 100 personas para conocer sus tendencias racistas y, aunque la selección no fue aleatoria ni es una muestra representativa, el resultado fue interesante. A la pregunta, ¿se considera usted una persona racista? El 90% respondió que no; sin embargo, la tendencia cambió cuando se trataba de preguntas relacionadas con la discriminación racial en las escuelas o el trabajo. Pues, el 40% de este mismo grupo de encuestados indicó que percibía discriminación racial en su entorno, pero no lo reconocían como parte de sí mismos.

Es muy posible que una muestra mayor arroje resultados similares, lo cual indicaría que en Panamá el racismo es un tema del pasado, un periodista incauto presentaría estos datos como reales. Pero el tema es más complejo, pues muchos prejuicios raciales son automáticos e inconscientes, y la mayoría de la gente no los va a reconocer, y mucho menos en una encuesta frente a un entrevistador.

Es más fiable explorar dicho fenómeno social a través de otros métodos. Por ejemplo, en otro estudio se le presentó a un grupo de personas un video donde estaba una persona de raza negra tatuada, otra sin tatuajes y otras de tez blanca, y se les pidió que indicaran a qué se dedicaba cada uno de los sujetos. El resultado fue que la mayoría respondió que los sujetos de tez negra podrían ser deportistas, pandilleros y hasta narcotraficantes.

Esto denota prejuicios raciales inconscientes que asocian el color de la persona a algún tipo de actividad legal o ilegal, lo cual sugiere prejuicios de tipo racial.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código