EDUCACIÓN

Evaluación docente universitaria: Jorge Luis Macías Fonseca

Todo proceso, principalmente el educativo, tiene que ser supervisado y controlado en su desarrollo, con la finalidad de que cumpla con los objetivos propuestos. La ausencia de una adecuada inspección que permita ponderar en su dimensión las etapas del proceso educativo ha conducido, las más de las veces, a desaciertos y a crisis. Toda acción que se mueva en la dirección de hacer eficiente este trabajo, pasa, entre muchas cosas, por la celosa vigilancia de su discurrir. Al final, la evaluación permitirá observar si se cumplió a cabalidad con lo propuesto. En caso contrario, se plantean las correcciones a las falencias para afincar, con propiedad, las fortalezas.

Ahora bien, hay un sinnúmero de elementos que actúan de forma armónica en el proceso educativo: programas y planes de estudios cónsonos con avances en ciencia y tecnología; infraestructuras adecuadas; laboratorios acondicionados; recursos didácticos y tecnológicos; bibliotecas y demás, que brindan las condiciones óptimas para la investigación y el correcto desarrollo de la labor académica, dirigida a la construcción del conocimiento. Un elemento de valía, cuya responsabilidad es trascendente, es el educador. Sobre sus hombros está una parte sustancial del proceso. Esto supone que, armado de razones, ha de impulsar con vehemencia la tarea educativa. Para ello, debe estar informado y formado, y no se trata únicamente de la labor en el aula de clases, sino de la impronta que ha de dejar con su apostolado en la sociedad en que se desenvuelve. Debe estar comprometido con el conocimiento en este momento en que la tecnología y la ciencia son los factores fundamentales del mundo. La investigación, desde luego, debe ser su principal instrumento.

No cabe duda de que hay excelentes docentes universitarios, cuyas vidas han estado al servicio de la cultura y la educación. Son eminencias que han dejado huellas imborrables y se han convertido en referentes importantes de la educación superior y del país. Ellos dignifican a la Universidad de Panamá y a la nación. Sin embargo, como dijese el Dr. Ricaurte Soler (q.e.p.d.): “Los hay con 25 años, un cuarto de siglo, que no han dejado ni una mala traducción, ni una investigación notable, ni una vulgarización científica, agotando con ello, las posibilidades del cinismo”.

La Universidad de Panamá ha dispuesto evaluar el rendimiento del sector docente, en atención a su producción académica, trabajo administrativo, su labor en el marco de la sociedad y, por supuesto, en el desarrollo de la tarea investigativa, haciendo énfasis en el personal de dedicación completa. Nos parece correcto que esa planta de docentes haga sus respectivos aportes, y que brinde una rendición de cuentas como debe exigirse a cualquier funcionario del Estado. Desde luego, la evaluación del desempeño debe estar dirigida a solventar las carencias en el docente, y a reconocer y valorar los decididos y académicos empeños de los docentes comprometidos.

Entendemos que el instrumento de evaluación del rendimiento por resultados –sin tener un carácter punitivo– abre un importante espacio para la reflexión sobre el trabajo que realiza el profesor de dedicación completa que, dicho sea de paso, representa una parte importante de la vida universitaria.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código