LIDERAZGO

Francisco, el Papa que necesita nuestro tiempo: Giancarlos Candanedo Páez

Si revuelo causó la renuncia de Benedicto XVI, no menos revuelo provocó la elección del cardenal Jorge Mario Bergoglio como Sumo Pontífice: el primer Papa latinoamericano, el primer jesuita, el primero en llamarse Francisco.

Lo que ya parecía ser un hito en la historia de la Iglesia ha resultado ser un detalle si nos acercamos a la figura de Francisco, el Papa del pueblo, y lo digo no solo por el auto, marca Fiat, que usó durante su visita a Río de Janeiro para participar de la Jornada Mundial de la Juventud, sino por los gestos que hace.

Pero, ¿es Francisco mejor –más santo– que Benedicto XVI o Juan Pablo II? ¿Introducirá los “cambios que la Iglesia necesita”, según publican algunos medios?

Hace poco escribí que en un mundo en el que los líderes políticos, económicos y sociales se aferran a sus puestos, posesiones e influencia desde donde aspiran a incrementar su patrimonio y poder, Benedicto XVI dejó el camino abierto para que otro, “con vigor de cuerpo y espíritu”, siguiera adelante con la misión de guiar a la Iglesia en medio de un mundo “sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe”.

¿No fue esta una muestra de grandeza, de amor, de santidad?

Ese gesto, sumado a la vasta producción intelectual que ha dejado a la humanidad como filósofo, y a la doctrina legada a la Iglesia universal también como teólogo, desde sus años de catedrático universitario, obispo, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y posteriormente como Papa, dan cuenta de lo grande que es este hombre de fe recia y sabiduría indiscutible.

Justamente ese estilo intelectual nos ha dejado un gran legado que, sin embargo, llegaba solo a un sector minoritario de estudiosos interesados en profundizar en cuestiones de filosofía, fe y teología. Era su estilo, necesario en su momento porque se debía sentar las bases para que otros pudieran construir.

Sí debemos reconocer que se ha dado un cambio radical y es en el estilo, en el modo de transmitir el mensaje. A Benedicto XVI, de corte más intelectual y amoroso protector de las formas, le ha sucedido un Francisco, hombre de fe profunda (dedica dos horas diarias a la oración ante el Santísimo); de doctrina firme e intelectual y de asombrosa sencillez a la hora de transmitirla verbalmente; pero sobre todo de una capacidad de enseñar más con su vida y con sus gestos que con extensas homilías.

¿Es mejor? No lo creo. Más bien cobran vigencia las palabras de Benedicto XVI cuando dijo “ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo”. Así, y por la virtud del Espíritu Santo, es que fue escogido Francisco, el Papa que necesita nuestro tiempo. Un hombre que, con base a lo trabajado por Juan Pablo II, Benedicto XVI y demás antecesores, hoy sale con 76 años pero con el vigor de un joven de 30 a recordarnos que el Evangelio debemos hacerlo vida. Y lo hace comenzando por él mismo. No se trata de un equipo de estrategas de comunicación que tiene a su lado sugiriéndole usar un Fiat sin blindaje para ganar más seguidores en Twitter, ni romper el protocolo acercándose a los fieles para aumentar la simpatía de muchos, ni enfocar su prédica en los más necesitados y plantear la reforma de la curia vaticana para acercar a los alejados de la Iglesia católica o incluso del cristianismo. No. Francisco es así y da la casualidad que sus signos son comprendidos por multitudes.

¡Ah! Pero algunos piensan que este Papa viene con una varita mágica para cambiar las cosas que ellos quieren que cambie. ¿Cuál es su postura sobre temas delicados como el aborto o las uniones –que no matrimonios– de personas del mismo sexo? Esta fue su respuesta: “La de la Iglesia, soy hijo de la Iglesia”. El que tenga ojos para leer, que entienda. @GCandanedoPaez

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código