MENSAJE

Introspección en Navidad: Geraldine Emiliani

Introspección en Navidad: Geraldine Emiliani Introspección en Navidad: Geraldine Emiliani
Introspección en Navidad: Geraldine Emiliani

Durante el mes de diciembre esperamos la fiesta más hermosa del año. Desde los primeros días empezamos a ver luces de colores y diferentes ornamentos en las avenidas de nuestra ciudad. En casa, y dependiendo de la economía del hogar, se adorna igualmente con luces y adornos llamativos. En los hogares cristianos no falta el arbolito y el nacimiento del Niño Jesús. Para muchos, es un tiempo de reflexión y de acercamiento familiar. Para otros, es una fiesta desenfrenada en la que el consumo de alcohol en exceso es inevitable y con consecuencias nefastas. No obstante, hay quienes sienten la Navidad como la fecha más triste del año. Solo recordemos la invasión del 20 de diciembre, hace 25 años, que dejó una marca indeleble en la mente, en el corazón y en la dignidad del pueblo panameño.

La época de Navidad también tiene su dilema, el de la pobreza. Esa pobreza que desarmoniza con la opulencia. Derrochando el dinero en cosas inútiles para vivir de las apariencias. Hay quienes quedan atrapados por el consumismo y seducidos de anuncios llamativos de las “mejores marcas”, y de “los mejores y los más económicos” artículos y productos. La Navidad también cuestiona a quienes tienen como ídolos al poder y al placer sin reglas morales. ¿Es posible afrontar los gastos de Navidad y de Año Nuevo, con el aumento de la luz eléctrica para el año que se nos avecina, si más de 170 mil personas ganan menos de lo que cuesta la canasta básica? Y, qué decir de los manejos irregulares que se dieron en el Programa de Ayuda Nacional y de la asignación multimillonaria en partidas circuitales a las juntas comunales con el solo hecho de hacer política, vieja práctica de políticos panameños. Lo anterior son tan solo algunas situaciones que preocupan.

El último mes del año nos obliga a la introspección de hacer un balance de lo actuado en materia política. Para ello, debemos cuidarnos y aprender a elegir a nuestros gobernantes y estos a los servidores públicos. Se debe estar en vigilia permanente para que las cosas se hagan como la ley demanda. No puedo dejar de pensar en la compra de un equipo de espionaje telefónico y tampoco en los alimentos deshidratados, dañados y caducos en detrimento de la salud de los que los consumieron. El equipo de espionaje, ahora extraviado, se ha convertido en una pesadilla que involucra hasta los “latidos del corazón” de un pueblo cansado de tanto abuso en materia de corrupción y perversidad. Latidos repetitivos y acelerados, que laceran con fuerza, que causan temor y hacen retorcer lo más preciado e íntimo de tu ser, tu privacidad. Hubo personas que sabían de estas compras y cuál sería su objetivo. Y, obligados o no, firmaron y guardaron silencio. Silencio cómplice del que cada uno de los involucrados debe darle explicación al pueblo y no pasar agachados como que aquí no ha pasado ¡nada! ¿Que sea el otro que pague la culpa? No, señor. Todos están infectados. El que se sienta obligado a firmar un documento contraproducente, entonces es un servil, no tiene criterio propio.

Diciembre es el mes de la diversión, nervios, regalos y festejos, y nos entusiasma la idea de reunirnos en familia y con los amigos. Para ello, es imprescindible preparar con tiempo el presupuesto familiar sin excederte, y no una lista de deudas y preocupaciones de la que luego te arrepentirás. También es un tiempo para sacar el cansancio acumulado durante los 365 días pasados, con la idea de cumplir con las obligaciones diarias como personas responsables y honestas.

No compares tu vida y tu familia con lo que se ve en las películas, en la televisión y en los otros medios donde se bombardea sin piedad con imágenes de familias perfectas, matrimonios felices, hijos obedientes, sonrisas llenas de ternura, mesas repletas de comida exuberante y gente amada. Eso no es real. Tú eres real. A ti se te ha dado el regalo más valioso: el regalo de la vida. ¡Disfruta de esta época del año y sé feliz! ¡Regala sonrisas y abrazos! ¡Canta todo lo que puedas! ¡Aporta felicidad a los tuyos! A nuestros hijos hay que enseñarles el verdadero significado de la Navidad. Enseñémosle el sentido del afecto, de la solidaridad, el estar saludable mentalmente y el agradecimiento a Dios por su infinito amor.

¡Feliz Navidad! Y que en el año 2015 la rutina se convierta en sorpresa, los enfados en sonrisas, las tristezas en esperanzas y la corrupción en virtud.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código