DESARROLLO INTEGRAL

Inversión económica para el interior y las comarcas, ¿cuándo?: Francisco Ramón De Aguilar A.

A pesar de las estadísticas tan formidables de crecimiento y desarrollo en el presente y los pasados gobiernos, desde la realidad de nuestras instituciones de servicios sociales (salud, educación) vemos otro Panamá: el de los ciudadanos de segunda y tercera categoría, del interior y de las comarcas, porque invertir en ellos no representa un rápido retorno ni altos márgenes de ganancia.

¿Cómo se pueden explicar esos indicadores tan halagüeños de crecimiento económico, si el 20% de la población infantil está desnutrida, si el retraso mental se ubica entre las principales causas de discapacidad e incapacidad permanente, aunado a los altos niveles de fracaso y deserción escolar?

Como es de conocimiento, estos indicadores están más concentrados en la población del interior y de las comarcas. Una definición de extrema pobreza también es no contar con los recursos mínimos para la alimentación adecuada, no solo tener un ingreso de 2 dólares por día.

Si extrapolamos estos indicadores de salud a la realidad de carne y hueso, la pobreza extrema es del 20%, y no del cacareado 10.4%. En un futuro no muy lejano (2050) todos estaremos en esa estadística de extrema pobreza.

Las proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura alertan que si los Estados no planifican ni invierten en conservar sus fuentes de agua y en la producción de alimentos, la mitad de la población del mundo estará en serios problemas para subsistir.

¿Cómo es posible que teniendo las mejores tierras de cultivo, las mejores playas y las mejores áreas de montaña, el gobierno y el sector empresarial no entiendan que es vital invertir en el interior y las comarcas, y solo se esté pensando en nuevos megaproyectos en la capital, que comprometen nuestra sostenibilidad a futuro.

Se piensa en ofrecer nuevos destinos y atractivos turísticos para llenar la ocupación hotelera en la capital; en garantizar el abastecimiento de alimentos para los usuarios del Canal, del centro logístico, del centro financiero y, después, para la población, aunque no debería ser ese el orden de prioridad.

El tiempo se agota y pronto no habrá quien cultive la tierra, porque se habrán mudado para los cordones de pobreza de la periferia de la capital, esperando cada quincena su respectivo subsidio.

Cambiar esto, solo será posible si invertimos en salud (agua potable, saneamiento ambiental, protección de nuestras cuencas hidrográficas, puestos y centros de salud), no en más hospitales para hacer negocios con nuestras enfermedades. En la educación, con incentivos hacia la producción agropecuaria y agroindustria e infraestructuras en el interior y las comarcas, este sí es un negocio rentable.

No queremos las migajas que caen de la mesa, queremos ser invitados a la fiesta del crecimiento y el desarrollo del país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código