LAS TRABAS DEL SISTEMA

Justicia igual para todos: Dicky Reynolds O´Riley

Sin medias tintas ni ambages, el tema del magistrado Alejandro Moncada Luna ha dejado ver lo evidente. Es decir, que hay parámetros de juzgamiento para los miembros de diferentes sectores de la sociedad. Lo digo sin tratar de atizar el consabido discurso de la lucha de clases o la estratificación.

El encausamiento ha sido televisado y analizado con especialistas en paneles de opinión, comentaristas legales y uno que otro sembrador de dudas, y es un tema recurrente de las redes sociales y sus axiomáticos “memes”. En fin, hay un enjambre de corbatas y carretillas parlantes.

La inteligencia popular siempre ha endosado una creencia, que parece convertida en realidad y reza: “Los abogados enredan todo”, máxima que pareciera que cobrara vigencia. Todo se ha vuelto un mar de razonamientos, aunque algunos sean irracionales.

Hablar de la génesis de este problema no viene al caso, sino de las consecuencias de haber sentado al prenombrado Moncada Luna ante los estrados. No faltan razonamientos en el sentido de que el Tribunal que se constituyó para su posible encartamiento no era idóneo para llevar a cabo dichas funciones jurisdiccionales, menos para cautelar sus bienes y arraigarlo en su domicilio, casa por cárcel. Que in situ se trató de dosificar en el sentido de que no era conveniente, porque interfería en la debida defensa, ya que no se podrían recabar las pruebas y ello pudiera ser una posible causal de nulidad. Y que en principio se debieron declarar impedidas para el conocimiento del caso dos de las integrantes del Tribunal de garantías, so pretexto de enemistades manifiestas e intereses en colisión.

Ahora se apela al cumplimiento cabal de las garantías a las que tiene derecho todo encausado, porque, de forma paradójica, estamos en un estado de derecho. A pesar de que confesó la evasión del pago de sus impuestos, está amparado bajo el principio constitucional de que nadie está obligado a declarar en su contra. Lo dicho es una mera falta administrativa, argumento necesario y valedero para solicitar su renuncia, por la aceptación expresa de incumplir con las leyes tributarias y, a la vez, sacar al sistema de este atolladero.

Pero la consigna pareciera ser que no se va solo o que la ingenuidad conduce a la impunidad. Justicia igual para todos significa que se tenga el mismo celo a la hora de aplicar el derecho a todo ciudadano sin excepción de raza, credo afiliación social o política.

Este expediente deja en evidencia que las leyes no son el problema, sino los que las aplican. Recursos van y vienen para tratar los unos de mantener la línea de sus planteamientos jurídicos y los otros para reversarlos. Al sindicado común y corriente lo condenan los jueces, con criterios abstractos de indicios de oportunidad y presencia, y de mala justificación. Reitero mi defensa del romántico hábeas corpus.

Este expediente significa el juzgamiento de la clase política y económica del país, y el temor de haberlo abierto al debate genera incertidumbre entre los posibles candidatos a suceder al hoy encartado. En ese vía crucis, cayeron en su propia telaraña.

Quizá el caso Moncada Luna no quede en más que una sanción moral y una silla vacía para otro magistrado, cual pieza de recambio, porque hay muchos intereses en juego y sería muy arriesgado provocar el fenómeno del dominó.

Este proceso no es sinónimo de una enfermedad, sino un síntoma latente en la sociedad política en Panamá reflejado en él, quizá por su personalidad irreverente, que a la postre ha sido el caldo de cultivo de su inminente desgracia. Sin ánimo de patentarlo como el mal, pero reseñado por la opinión pública como tal, hay muchos Moncada escondidos en los regentes de la cosa pública actuales y de otrora, y eso es lo más peligroso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código