PADRES DE LA PATRIA

¿Líderes o oportunistas?: Luis Enrique Povea Castellón

Definitivamente, en Panamá o sobran o están muy ausentes los “líderes”, y pongo entre comillas líderes, precisamente, porque no sabemos distinguir entre un líder y un oportunista. El oportunista, para mí, es alguien capaz de liderar a un grupo de personas, con tal de que realicen acciones poco analizadas y carentes de pensamiento crítico, con la finalidad de cumplir un objetivo singular y egoísta.

Hoy en día no hay maestría alguna que valga o estudios de doctorado que pueda garantizar líderes de calidad, a largo plazo. Estamos rodeados de esquemas oportunistas –políticos y económicos– que mitigan la labor de muchos líderes que siguen en el anonimato.

Observamos varios ejemplos de estos oportunistas, considerados como líderes en nuestra política criolla, un tanto absurda, burlesca y cantinflesca. Por eso, me llamó la atención cómo Juan Carlos Tapia se expresó, sarcástica e irónicamente, de nuestros flamantes “padres de la patria” cuando ellos protagonizaron un show de boxeo en la Asamblea, al señalar que si ellos preferían pelear, entonces, que dejaran a los ciudadanos la tarea de legislar.

Pero no solo la política del oficialismo es aterradora, es peor la caprichosa, mentirosa e hipócrita política de la oposición. Es aterrador ver y escuchar a diputados y politólogos opositores (como si se tratara de sabios, tipo Platón y Aristóteles), opinar y tratar de guiar a la opinión pública. Desean hacer ver que vivimos en una cruel dictadura, en la que nuestras libertades de expresión, religión y pensamiento son coartadas o limitadas, como si viviéramos gobernados por Hitler, Franco o Pinochet, para no mencionar al señor que está en El Renacer.

Muchos “padres de la patria” lloran lo que un día gozaron o gozarán; lloran porque no tienen las mismas oportunidades que otros. Algunos disfrutaban y apoyaban todas las ideas, cuando eran parte del oficialismo; hoy se quejan de todo, ruegan y se arrastran como las serpientes. Así es este juego, señores, como dice Rubén Blades: cada cuatro años viene un oportunista con faceta y disfraz de líder.

Pero el juego no solo depende del rey, depende del peón o del electorado, en este caso, somos tan incautos que volveremos a creer en el “líder”, somos tan incautos que seguimos creyendo que el futuro del mundo lo define una sola persona.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código