DÉFICIT FISCAL

Mal manejo de las finanzas públicas: Nelson Caballero Díaz

Los informes recientes de la diferencia entre los ingresos y gastos en las finanzas públicas son motivo de preocupación. La información publicada en los medios indica que el Gobierno gastó el año pasado $1,219.4 millones más que los ingresos percibidos, lo que equivale al 3% del PIB. Prácticamente llega al límite del déficit fiscal del 3.1% permitido por la Ley de Responsabilidad Social.

Todavía tengo fresca en mi memoria lo que en cierta ocasión me dijo el profesor de Hacienda Pública de la Universidad de Panamá, Dr. Javier Lasso de la Vega (q.e.p.d): “El gobierno que termina su gestión con un alto superávit, no ha sido un buen gobierno. Significa que no ha resuelto los problemas y necesidades de la población”. Esta concepción del manejo de las finanzas públicas me lleva a plantear que el déficit fiscal puede ser una herramienta eficiente y a veces necesaria para la economía, particularmente, si los recursos se utilizan para reducir la pobreza. Pero nos referimos al déficit planificado y presupuestado. Generalmente, el concepto de déficit no es sinónimo de corrupción, pero los cuestionamientos que a diario se hacen al manejo de las finanzas del Estado no descartan que este se genere debido al uso inadecuado de los recursos.

Hoy día estamos inmersos en un proceso electoral. No es un secreto que se han utilizado recursos estatales para financiar a los candidatos oficialistas. Es, sin duda, una irresponsabilidad que las finanzas se manejen con criterios alejados de la planificación económica, de la eficiencia administrativa, de la prioridad en la ejecución de proyectos de inversión y, sobre todo, del manejo de los recursos con absoluta y total transparencia.

El Gobierno está desesperado por terminar los “megaproyectos” y los llamados “imperdonables” iniciados desde hace varios años y que algunos registran significativos atrasos en su ejecución. Supuestamente, agilizarlos implica gastar más recursos de lo presupuestado. La idea es que tales proyectos se conviertan en “punta de lanza” para canalizar el voto a favor del candidato oficialista. Sin duda, muchos de estos quedarán pendientes, como herencia al nuevo gobierno.

El excesivo endeudamiento del país que se eleva a niveles peligrosos y casi impagables debe ser motivo de una profunda evaluación económica-financiera. Las opciones para equilibrar el presupuesto y las finanzas del Estado son limitadas. Por ejemplo, con un alza de impuestos, medida que rechaza la población. La opción aceptable es generar ahorros mediante un riguroso plan de austeridad en el gasto. Acudir al endeudamiento interno y externo para cubrir el déficit fiscal es una medida negativa y coloca las finanzas del Estado “en el filo de la navaja”.

Los sectores sociales deben exigirle al gobierno entrante que permita la participación activa y valiente de la ciudadanía, a través de los mecanismos de control, fiscalización permanente y el ejercicio eficaz del derecho de acceso a la información sobre el manejo presupuestario y financiero del Estado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código