LOS EFECTOS DEL PARO EDUCATIVO

´Mañana no habrá clases...´: Ileana Gólcher

“Le solicitamos a los padres de familia que no envíen sus hijos a la escuela, porque no vamos a atenderlos”. Con esta explicación, de carácter histórico por el contrasentido que tiene, los dirigentes magisteriales del sector oficial alteran el reducido calendario escolar.

Las excusas para suspender las clases empiezan por su “derecho” a participar en marchas y concentraciones, en las que tienen prioridad las reivindicaciones de naturaleza económica y, en ocasiones, los reclamos de diálogos y el cumplimiento de acuerdos. Pero, además, la lista de situaciones que perturban el proceso enseñanza aprendizaje es extensa: fumigación y pintura de la infraestructura escolar en época de clases, presión para que se paguen los salarios atrasados, su respaldo a reclamos académicos, los seminarios, el aniversario de la escuela, su participación en desfiles de toda naturaleza, reclamos en materia de falta de seguridad para la comunidad educativa, en fin... se trata de reclamar, por vía de la fuerza o la protesta colectiva, la ausencia de diálogo y la escasa supervisión de parte del Ministerio de Educación y de los directores de los centros escolares.

Debido a la carencia de liderazgo estudiantil, frente a la vigencia de 22 gremios docentes, y a la debilidad de las asociaciones de padres de familia (con escaso poder de negociación y mediación entre los sectores en pugna), el fenómeno se ha acrecentado en Panamá durante las últimas décadas.

Un análisis de la situación nos permite concluir que los paros de labores de los docentes –tengan o no justificación– reducen en la práctica la enseñanza y el aprendizaje del contenido de los programas de estudio, lo que aumenta el índice de fracasos, de repeticiones y traslados de alumnos de escuelas públicas a particulares.

Todos estos factores afectan al estudiante: muchos se gradúan con una débil base académica, que los ubica como ciudadanos de segunda categoría, y los que llegan a la educación superior fracasan en las pruebas de admisión.

Otro aspecto a considerar es que estos constantes paros de labores alteran la dinámica escolar y producen enfrentamientos en las filas del sector educativo: los docentes que apoyaron o no la suspensión de labores; los estudiantes que asistieron a clases y los que se plegaron a las actuaciones de la mayoría. Por si fuera poco, luego de que finalizan estos paros, los estudiantes regresan a las aulas desmotivados y con notorio desinterés; se percibe en ellos un apresuramiento para que concluyan las asignaciones y un sentimiento de sobresalto se apodera de la comunidad educativa.

Lo cierto es que, luego del paro de labores, se logra un acuerdo entre las autoridades educativas y la dirigencia magisterial se compromete a que las clases se recuperarán, mediante módulos, los sábados o en el periodo de vacaciones. La historia de la educación panameña no registra a ningún ministro o ministra de Educación que haya logrado descontarle el salario a quienes participaron en el paro y, si acaso lo lograron, por la presión colectiva, se les retribuye con posterioridad. Quienes no han logrado nunca que se les impartan las clases perdidas y se respeten sus derechos son los estudiantes y los padres de familia.

El calendario escolar se ha incumplido, ante la ausencia de un clima de diálogo permanente, serio, planificado. Ninguna transformación en la educación se puede llevar a cabo sin la participación plena de sus actores principales: docentes y estudiantes. Hacemos un llamado a ambas partes para que restablezcan el diálogo y, con una agenda definida por consenso, se mantenga y avancen. Los indicadores de la educación panameña así lo demandan. Los 19 Informes de la Educación Nacional así nos lo confirman.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código