TRANSPORTE PÚBLICO

Metro Bus, el fracaso de una solución global en un contexto local: Patrick Aizpurúa

Como un panameño usuario del Metro Bus, que empezó operaciones en el año 2010, es fácil admitir el fracaso de este sistema de transporte, implementado durante el gobierno de Ricardo Martinelli.

Muchas son las explicaciones que se han ofrecido, no obstante, durante el tiempo en que el sistema fue operado por la empresa colombiana Mi Bus, muy poco mejoró el servicio con las políticas que se fueron implementando a medida que la sociedad lo empezaba a criticar, cada vez con más frecuencia.

Cuando se anunció el cambio en el sistema de transporte, muchos panameños pensamos que por fin serían resueltos todos los problemas relacionados con el sistema de “diablos rojos”, y que habría seguridad, comodidad y confiabilidad. Ese fue el eslogan que nos ofreció la concesionaria colombiana cuando los nuevos y más iluminados buses fueron puestos en circulación. El Metro Bus ya había disfrutado del éxito en otras urbes metropolitanas. Sin embargo, no fue así cuando se aplicó en la ciudad de Panamá.

Hoy me gustaría abordar las razones por las que considero que fue un sistema aplicado de forma apresurada, inconsulta, sin estudios previos y sin ponerlo en el contexto de las necesidades del pueblo panameño.

Primero, el sistema de cobro. Cuando el principal motivante de una empresa, las ganancias, son entregadas antes de que el servicio se dé por finalizado, el usuario se expone a todo tipo de disconformidades. Tal fue el caso del Metro Bus. A inicios del año 2011 ya se le exigía al usuario pagar por adelantado el servicio, mediante una tarjeta. Muchos usuarios nos quedamos con un mal sabor de boca al saber que ya habíamos pagado, pero el servicio se ofrecía hasta con una hora de retraso, inclusive a altas horas de la noche.

¿Qué motivación tenía Mi Bus de expeditar los buses, cuando ya hicieron su ganancia por adelantado? Ninguna.

En segundo lugar, los operadores. En mi opinión, los choferes fueron uno de los principales obstáculos para el mejoramiento del servicio. Se dedicaron a paralizar las operaciones, en varias ocasiones, y el afectado final era el panameño que no podía cumplir con sus obligaciones del día a día.

Mucho se habla de que una cantidad considerable de choferes fue recontratada después de salir de los tan criticados “diablos rojos” (por las famosas “regatas” y las violaciones al Reglamento de Tránsito) y se les encargó la responsabilidad de ser parte del sistema oficial de transporte. Responsabilidad que algunos de los operadores, por diversos incidentes que han sido incluso grabados en video, no supieron sostener.

A pesar de que tienen derecho a hacer reclamos e incluso huelgas, en el libre ejercicio de sus derechos laborales, muchas veces (luego de recién finalizadas las reuniones con el gobierno) se anunciaba otra paralización del servicio. La desconfianza en Mi Bus por parte de los operadores llegó a aumentar las tasas de ausencia de los trabajadores, sin mencionar las huelgas que ya se habían empezado a programar semanalmente.

El tercer punto es la ausencia de logística. Cuando se empezó a hablar acerca de la poca frecuencia del Metro Bus, la gente atribuía la razón a la falta de buses en el país. En aquel entonces se mantenía una imagen respetable de la concesionaria, recientemente llegada al país. Sin embargo, con el pasar del tiempo se hizo evidente que todo era producto de la poca logística. Daba la impresión de que las rutas se anunciaban al azar, no había horarios especificados, y tampoco se le daba al usuario la mínima pista de cuánto demoraba en salir el siguiente bus (y muchas veces en llegar). En altas horas de la noche, con filas en los corredores –a veces de 50 personas– y con solo tres moderadores de Mi Bus presentes no se podía ofrecer detalles de la siguiente salida. Para resumir el párrafo traigo una anécdota: a la altura del parque Porras vi pasar hasta ocho buses de la ruta corredor norte y solo uno de Tumba Muerto, en horas de la mañana.

A pesar de todo lo mencionado, veo el futuro del Metro Bus con optimismo. Dentro de poco será administrado por la estadounidense First Transit, se hizo una depuración de la base de conductores e incluso se han ofrecido planes a implementar, a corto plazo. Como un usuario diario, siento optimismo por la llegada de una nueva empresa, con una nueva perspectiva.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código