CAPACIDAD ANALÍTICA

Mirar detrás de la fachada : Enrique Jaramillo Levi

Todo en la vida de un país no puede ser mercantilismo, despilfarro, consumismo, obsesión por ganar desaforadamente dinero. No es posible que comprar y vender –servicios, propiedades, recursos naturales, la dignidad de las personas– sea el santo y seña único y permanente de una sociedad que pretende enrumbarse hacia una todavía tímida aproximación al primer mundo. Un primer mundo que, por cierto, se va deslizando, cada vez a mayor velocidad, hacia la más oscura trastienda de la historia por su manifiesta incapacidad de desintoxicarse de ambiciones desmedidas y corruptelas sin fin.

No es posible, no debe serlo; la experiencia internacional de tantos y tantos indignados que protestan a diario en las calles de múltiples países sin escatimar consecuencias no lo aconseja. Pero de hecho lo es, lo viene siendo cada vez más en Panamá. Todos los días nos enteramos de un nuevo escándalo, de abusos de autoridad, de aprovechamientos en beneficio propio y en perjuicio de terceros. A veces los medios investigan por su cuenta y riesgo tales desafueros, y los denuncian, con pruebas o sin ellas. Cunde la voz de alerta, suenan todas las alarmas, hay tímidas protestas y contraprotestas, y a la larga no pasa nada. Absolutamente nada.

Se tiende entonces un neblinoso manto de tergiversación que termina inexorablemente difuminándose en las provocadas brumas del olvido. Así, los malabarismos del poder –en cualquier régimen, léase sino a Maquiavelo– maquillan, retocan, desaparecen pruebas que difícilmente son rescatables desde la simple buena voluntad de la sociedad civil.

Pero resulta que nada es de una sola manera ni para siempre. Porque, al margen de que suele haber medios de comunicación y grupos cívicos que cuestionan y denuncian, en este país también se mueven decididamente otros resortes, otros mecanismos de desarrollo personal y social. Otras visiones de mundo, muy distintas. Idealmente sin tener que depender de apoyo oficial, hay una actividad intelectual, artística, social y muchas veces personal de autosuperación y dignidad que trabaja paralelamente a los desatinos políticos o empresariales que no pocas veces, en distintos gobiernos, se las ingenian para corromper la buena marcha de la sociedad.

Organizadas desde la necesidad de quienes entienden que el arte y la cultura en general, cuando se emprenden y desarrollan de maneras auténticas, generan valores que enaltecen tanto al ser humano como a las comunidades y a la identidad más permanente de una nación, hay actividades que sin duda rescatan valores y devuelven a sitiales dignos la identidad del país y la de las personas que, por cuestión de principios y también por su buena crianza y educación, se mantienen honorables.

Igual sucede con la buena literatura, espejo ancestral de la experiencia humana y posibilitadora de profundos auscultamientos y reflexiones críticas a lo largo de la historia. El auge innegable que en nuestro país está teniendo la creación literaria desde hace varias décadas, sobre todo a través del cuento, la novela, la poesía y en menor grado el ensayo, devuelven a la sociedad, como a través de un espejo, la posibilidad de mirar en profundidad lo que suele estar oculto detrás de la fachada de las cosas. Así, no son pocos los textos literarios nacionales recientes que, sin renunciar a su necesario nivel estético, le hincan el diente intelectual a los trasfondos, a los intersticios, a los meandros poco visibles en donde confluyen, como debilidades humanas, las ambiciones, los vicios, las perversiones, las rapacidades, las traiciones, pero también las esperanzas y los ideales y la incansable búsqueda de dignidad y respeto del ser humano.

Es el problema general de la incultura que prevalece entre nosotros, manifestada por la falta de costumbre y sensibilidad por la lectura, entre otras limitaciones intelectuales, lo que a menudo impide que la agudeza analítica de estas obras llegue a la gente y, desde la magia ya descodificada de sus páginas, la hagan sentir y pensar; entender e indignarse. Hacer algo al respecto de las taras y los cinismos de la sociedad y de los poderosos cuando se confabulan en perjuicio de los menos aptos y de los más débiles, como usualmente ocurre. Y en este sentido, la ignorancia, multiplicada por la masificación que propicia en estos tiempos la tecnología mal entendida, resulta ser no solo una competencia desleal frente a un hábito de lectura cada vez más remoto y visto como cosa anticuada e inútil, sino una pésima consejera.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código