TRADICIONES

Nochebuena en el pueblo: Gil Moreno

Llegó la Navidad y también la Nochebuena en la que todo es ilusión y alegría, pero en realidad es una fiesta de contrastes, porque hay dos Nochebuenas bien diferenciadas. Una para los que en sus hogares lo tienen todo y otra de adversidad para aquellos que carecen de lo más elemental. La Nochebuena en el alma para los que en esa noche hermosa gozan de salud y bienestar; y la noche mala en el alma de los que sufren enfermedades y privaciones.

La Nochebuena es la fiesta de los niños, pero también es la fiesta de los grandes. En mi juventud, esa noche transcurría animada y feliz. Las calles principales del pueblo se llenaban de gente, que venía de cercanos caseríos, a celebrar la Navidad.

Con motivo de esta celebración el padre de la iglesia organizaba, en la plaza, un variado número de fuegos artificiales y globos de colores (construidos con papel), a los que se encendía una mecha en la parte inferior, e iban elevándose en el cielo hasta perderse de vista.

Esa era una de las principales atracciones de la Nochebuena en el pueblo, pero como la celebración de la misa del gallo era a medianoche, la calle principal desde temprano se llenaba de gente vocinglera y de vendedores de refrescos y dulces variados, quienes con sus gritos le daban colorido, alegría y esplendor a la fiesta navideña.

Hoy, debido a los avances de la ciencia, la Nochebuena en nuestros pueblos no tiene el mismo encanto que muchos de nosotros disfrutamos en el pasado. En esos tiempos, la vida era más tranquila, no se conocía el internet, la computadora, el teléfono móvil ni el sistema de cable; la televisión empezaba a conocerse y la gente no tenía modo de divertirse ni de gozar de un sano esparcimiento, a no ser en el pequeño cine de pueblo que una o dos veces por semana proyectaba una vieja película o en las celebraciones locales, un baile, una fiesta de toros, una feria o una venta de comida al aire libre. Esas eran las únicas diversiones sanas en nuestros pueblos.

Hoy, me parece que la Nochebuena no tiene el mismo atractivo de nuestros años juveniles que se fueron para no volver. Pero es porque estas fiestas sencillas de la Navidad ya no llaman la atención a las nuevas generaciones ni a la juventud, por tantos adelantos a su disposición, que nosotros, en nuestro tiempo, no soñábamos tener.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código