PODER ABSOLUTO

¿El príncipe de Panamá?: Ana Paula Figueroa González

El Príncipe, de Nicolás Maquiavelo, es una obra literaria clásica, muy comentada pero muy poco leída, que refleja la verdadera conducta de la mayoría de los hacedores de la política.

La virtud para Maquiavelo es un concepto desligado de la moral y vinculado a la astucia, al engaño, a la traición, al perjurio y, si hace falta, a la crueldad, elementos necesarios para gobernar y conservar el poder.

Un príncipe o gobernante exitoso debe ser un buen simulador, habilidoso en engañar porque debe aparentar ser piadoso, fiel, humano, recto y religioso sin llegar nunca a serlo.

Maquiavelo sostiene que el príncipe debe soslayar el bienestar y los derechos del pueblo, debido a que gobernar es para él la manipulación de ese pueblo para impedirle perjudicar sus intereses personales. El Príncipe estudia a un gobierno concentrado y absoluto característico del siglo XVI, sin embargo, esta obra tiene total vigencia en nuestros tiempos y es completamente aplicativa a la actual situación panameña.

El gobernante, de acuerdo con Maquiavelo, debe aparentar practicar el bien con inteligencia, pero ejercerlo lo menos posible y debe saber hacer un buen uso de la crueldad, como ejemplo recordemos lo que ocurrió en la masacre de Bocas del Toro y los muertos de los enfrentamientos en Colón.

En esta obra podemos observar la regla general de que si las circunstancias obligan al príncipe a aliarse con otro para enfrentar a terceros, deberá traicionar a su aliado para no quedar a su disposición, como lo que sucedió con la “Alianza por el cambio”.

Maquiavelo dice que para conservar una buena imagen, el gobernante debe delegar las tareas gravosas a sus funcionarios y reservarse para él las agradables, además debe fingir identificarse con el pueblo para simular sencillez y generosidad, sin embargo este príncipe nunca olvida la majestuosidad que lo inviste, a pesar de haber caminado en los zapatos del pueblo.

Este príncipe deberá garantizarse el poder absoluto y aplicar acciones punitivas fuertes y vengativas a quien trate de entorpecer sus fines, como en el indiscutible caso contra el supuesto “diario opositor”, medio por excelencia que se encarga de desvelar la verdad y desenmascarar al príncipe, a sus allegados y a sus aduladores.

Probablemente lo que se está viendo en nuestro país sea la aplicación de los principios de El Príncipe de Nicolás Maquiavelo o será una simple coincidencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código