Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

ASUNTOS PÚBLICOS

Participación ciudadana: Miguel Ángel Bolobosky Ferreira

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205E6yFZt.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205E6yFZt.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205E6yFZt.jpg

Cuando veo lo que ocurre a mi alrededor y no hago ni digo nada, cerceno mi derecho a queja. Este ha sido un tema de discusión mundial para muchos doctrinarios y sobre él no se ha logrado un acuerdo claro para su reconocimiento, ni una única forma para el tratamiento de su ejercicio. En todo caso la Constitución Política en su artículo 41 recoge ese derecho que textualmente indica: “Toda persona tiene derecho a presentar peticiones y quejas respetuosas a los servidores públicos por motivos de interés social o particular, y el de obtener pronta resolución”.

En ese mismo orden de ideas, José Martí señaló: “Oír quejas justas es el mejor modo de acallarlas, que volver la espalda con desdén a los querellosos”. Y sobre los derechos expresó: “Los derechos justos pedidos inteligentemente tendrán sin necesidad de violencia que vencer”.

Acudo al insigne héroe cubano ante hechos que sofocan a mi país (en especial los cierres de calle razonados con protestas, quizás justas en su contenido, más no en su forma por lo perjudicial que resultan, especialmente a terceros), y como parte del pensum académico del cuatrimestre pasado solicité a mis estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Interamericana de Panamá preparar y presentar, ante “la Dirección Nacional para la Promoción de la Participación Ciudadana de la Asamblea Nacional”, cinco propuestas o iniciativas para que fuesen analizadas y, eventualmente, convertidas en leyes de la República. Para mi grata sorpresa, tres de los anteproyectos presentados han sido prohijados para su discusión en primer debate. Un poco más de 100 estudiantes asumieron su rol de ciudadanos y, de manera inteligente y sin violencia, encausaron su protesta mediante la presentación de ideas plasmadas en documentos.

La presencia ciudadana en los asuntos públicos es una condición necesaria para alcanzar la gobernabilidad democrática. A medida que el ejercicio del poder esté más legitimado en la voluntad obtenida a través de un consenso social, mayores son las posibilidades de visibilizar las aspiraciones de los diferentes sectores sociales. Puede decirse que la realización progresiva de los derechos humanos va en relación directamente proporcional al aumento de la calidad de la participación ciudadana. Sin embargo, prevalece en nuestra sociedad una marcada exclusión de la mayoría poblacional respecto a la toma de decisiones sobre los asuntos públicos, de manera que el consenso se reduce a minorías no representativas de la pluralidad de intereses societarios.

Una de las razones primarias para tal marginamiento se desprende de la ausencia de información e interiorización de la ciudadanía, sobre las posibilidades de nuestro marco jurídico en cuanto al reconocimiento formal de espacios de participación. Una gran oportunidad para, de alguna manera, mitigar dicha falencia sería aprovechar la coyuntura de la próxima constituyente paralela e instruir (más que informar) de forma adecuada a la ciudadanía de un documento que a todas luces significará el fundamento legal de nuestra convivencia como sociedad.

Así por ejemplo explicar y debatir con amplitud el proceso, significado y consecuencias de llevar a cabo una constituyente (paralela) en virtud de lo establecido en el Art. 314 de la Constitución es más que necesario. De este modo, luego de definida la convocatoria, será el Tribunal Electoral el encargado en acoger y reglamentar la elección de la asamblea constituyente (paralela) que se instalará e iniciará deliberaciones por derechos propio; estará integrada por 60 constituyentes representando proporcionalmente a todas las provincias y comarcas, sea por postulación partidaria o libre postulación.

La asamblea constituyente (paralela) podrá reformar la actual Constitución de forma total o parcial, pero en ningún caso las decisiones que adopte tendrán efectos retroactivos, ni podrán alterar los períodos de los funcionarios electos o designados que estén ejerciendo su cargo al momento en que entre en vigencia la nueva Constitución. Por último, el nuevo acto constitucional aprobado con arreglo a este método será sometido a referendo convocado por el Tribunal Electoral en un período no menor de tres meses, ni mayor de seis.

Por lo tanto, la presencia del ciudadano en las decisiones que le afectan, precisa de una adecuación funcional que en última instancia determine su capacidad de incidir sobre las decisiones que exceden el ámbito del Estado-Nación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código