REFLEXIÓN Y DEBATE

Periodismo, un oficio difícil: Abdel Fuentes

Cada día es mayor el número de noticias que se divulga en el mundo, sin que ello signifique que la gente esté bien enterada de lo que ocurre. Acceder a la información es más complicado de lo que parece, particularmente por el control que diversos actores ejercen a su alrededor.

Las constantes amenazas y restricciones que reciben los periodistas complican el ejercicio de la profesión, sobre todo, por el rigor de independencia que la disciplina exige. En Panamá, hoy Día del Periodista, consagrado como tal en memoria de Gaspar Octavio Hernández, quien murió sentado frente a su máquina de escribir, es justo recordar que lo antes expuesto pocas veces es objeto de reflexión y debate.

En octubre del año 2013, el Comité para la Protección de los Periodistas, con sede en Nueva York, organización independiente que promueve la libertad de prensa y los derechos de estos profesionales en todo el mundo, publicó un informe que revela que los empleados gubernamentales de Estados Unidos (EU), viven en constante temor de hablar con los medios. Los que se sospecha que conversan con periodistas sobre cualquier tema que el gobierno haya clasificado como secreto, son investigados, sometidos a la prueba del polígrafo y a un escrutinio en sus cuentas electrónicas y números telefónicos.

El Programa contra Amenazas Internas, que está vigente, ordena a los empleados federales a vigilar a sus colegas para ayudar a prevenir las filtraciones. La Ley de Espionaje de 1917, aprobada durante la Primera Guerra Mundial para evitar el espionaje de extranjeros, se emplea con el propósito de castigar a quienes filtren información clasificada a los medios, perseguir a periodistas y a sus fuentes.

El editor de The Guardian, Alan Rusbridger, en agosto de este año publicó un artículo en el que denunció que el Gobierno británico lo amenazó con emprender acciones legales en su contra, a menos que destruyera o entregara a las autoridades los discos duros con la información que le proporcionó el exagente de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional, Edward Snowden. El periódico londinense fue el primero en publicar las filtraciones sobre el espionaje de EU, que desataron un escándalo mundial.

En Panamá la situación no es muy diferente. Al estilo de lo ocurrido con Julian Assange, Bradley Manning y Edward Snowden –perseguidos por revelar secretos del mal– la procuradora Ana Belfon, exfiscal durante el régimen de Manuel Antonio Noriega, en octubre de este año presentó una propuesta ante la Asamblea Nacional que busca castigar a quien difunda información contenida en correos electrónicos.

Con la intención de silenciar a los periodistas, se lanzan campañas orientadas a poner en duda su integridad. El chantaje está incluido. Hay informes públicos bajo custodia del gobierno del presidente Ricardo Martinelli que solo se filtran a ciertos medios. Hay otros documentos a los que nadie tiene acceso. Las presiones sobre dueños de medios, directivos y periodistas, en algunos casos, logran tener éxito. A los periodistas se les veda divulgar ciertas noticias, mientras a otras se les mutila sus contenidos. Es una modalidad de censura que no se denuncia.

La ausencia de análisis y contextualización de algunos acontecimientos también amenaza el trabajo informativo y atenta contra el derecho que tiene la gente a saber la verdad. La actividad reporteril, sometida a diario a limitaciones de tiempo y espacio como excusa de la pretendida inmediatez y primicia, arroja como resultado la difusión de notas breves, superficiales y sin contenido.

Twitter, la red social con temas centrales que giran alrededor de la información y la opinión pública, y cuyos protagonistas suelen ser figuras públicas y los medios, se explota para coartar la libertad de pensamiento y expresión de los periodistas. En EU, Inglaterra y Brasil, hay medios que adoptaron reglamentos para impedirles tuitear determinado tipo de comentarios y datos noticiosos. La opinión no se admite porque es subjetiva, y la idea es convencer a la gente de que el periodista es objetivo, aunque haya posiciones claramente definidas, antes de procesar y publicar un suceso. Pese a que en el resto de Latinoamérica no se ha formalizado el nuevo estilo de censura, como ocurre en Brasil, el tema está servido. El sagrado apostolado seguirá siendo arriesgado, con el sacrificio de vida que ha significado para muchos de estos profesionales.

En los últimos años han surgido espacios alternativos como opción para el ejercicio de un periodismo independiente que les permita enfrentar el reto de ejecutar el oficio más difícil, pero también el más fascinante.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código