RESTRICCIONES

Políticos no idóneos: Betty Brannan Jaén

“He visto muchos periodistas excelentes que jamás estudiaron periodismo... En mi experiencia, los gobiernos que quieren estas leyes son gobiernos represivos”. Profesor David Shanor, Columbia School of Journalism, 1991.

Cada vez que creo que en Panamá ha muerto para siempre la idea de exigir algún título especial para periodistas, de algún rincón inesperado sale el intento de revivirla, sin importar que tal legislación contravendría la Convención Americana de Derechos Humanos, violaría la libertad de expresión y empobrecería el periodismo panameño, al obligar que todos los periodistas de Panamá estén cortados del mismo molde. Cuando en otros países –o por lo menos en los avanzados– se valora que el flujo informativo se enriquezca con el aporte de quienes han estudiado historia, derecho, economía, filosofía, ciencia y mucho más, exigir una licenciatura en periodismo prohíbe que personas con estos conocimientos los apliquen a la tarea de recoger, analizar y diseminar información.

Algunos dirán que me opongo a la idoneidad periodística, porque yo misma no la poseo. Es cierto que estudié derecho –no periodismo– pero mis 25 años de experiencia empírica probablemente me eximirían de cualquiera nueva ley sobre idoneidad. No, lo que me motiva es el principio que está en juego; no me opongo a la idoneidad periodística por instinto de autopreservación, sino por instinto de antirrepresión.

En países avanzados, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha señalado repetidamente, requerir algún título especial para ejercer el periodismo es una violación de la libertad de expresión. “El periodista profesional no es otra cosa que una persona que ha decidido ejercer la libertad de expresión de modo continuo, estable y remunerado... La Corte concluye, en consecuencia, que las razones de orden público que son válidas para justificar la colegiación de otras profesiones no pueden invocarse en el caso del periodismo”, expuso la CIDH en un informe especial sobre la libertad de expresión en Panamá (2003).

Por otro lado, se nos arguye que si ser ingeniero, médico y abogado requiere una educación especial, ser periodista implica lo mismo. Pues bien, si seguimos con esa línea, ¿por qué no el novelista? ¿El poeta, el guionista, el guitarrista y el músico? ¿Por qué no le preguntamos a Rubén Blades si tiene un título universitario en música? Hasta donde sé, tiene títulos en derecho, pero no en música. Él compite en el mundo de la música con personas que sí la han estudiado a nivel universitario y su éxito confirma lo absurdo que sería argumentar que la profesión de músico debe estar restringida a quienes tengan la debida formación académica. Música, como periodismo, es una forma de expresión.

Pero si medito un poco más sobre las profesiones que debieran tener requisitos académicos especiales, arribo a la conclusión de que la de político debiera estar de primerita en la lista. Después de todo, los políticos tienen el bienestar nacional entre manos, una tarea de importancia vital. Noto que la Universidad de Panamá tiene una Facultad de Administración Pública y, por ello, propongo que exijamos que todo candidato para legislador, presidente y vicepresidente obtenga su título allí o en facultad comparable. ¿De qué sirve tener esta facultad si los políticos de alta jerarquía no se preparan debidamente?

Sin embargo, revisé el currículo y noto una falta de cursos que fomenten “Buena Gobernanza”. [good governance, en inglés]. Hay los cursos obvios (ciencia política, historia, etcétera), pero falta incluir un fuerte componente de derecho constitucional (sobre todo separación de poderes y derechos ciudadanos), y otro sobre derechos humanos. Sería excelente agregar, también, unos cursos de ética y un seminario especial sobre conflictos de interés. Es más, un cursito de lógica no vendría mal.

Bueno, los últimos dos párrafos fueron en broma, pero no totalmente. Por cada político que pretende elevar el nivel del periodismo panameño, yo diría que mucho más urgente es elevar el nivel de los políticos panameños. Eso va en serio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código